•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

María Teófila Aráuz, exteniente de la Policía Nacional, expresó que el accidente de tránsito en el que murió su hijo Adolfo Enrique Castellón Aráuz, de 27 años, “parece dirigido y no un accidente de tránsito así por así”.

La madrugada de este sábado, la exteniente Aráuz, recibió una llamada telefónica en la que le informaban que su hijo sufrió un accidente de tránsito en el que perdió la vida.

 Lea: Fuerte presencia policial en ciudades de Nicaragua tras jornada violenta

Adolfo Enrique Castellón Aráuz, era taxista y según declaraciones de su madre, trabajaba solo por las noches, sin embargo esta mañana no regresó a casa, pues en el Distrito I de la capital colisionó con el auto que conducía una mujer de identidad desconocida y que aparentemente iba al volante en estado de ebriedad.

“Me llamaron por teléfono como a las dos (de la madrugada), me dicen ‘su hijo tuvo un accidente’ y yo pregunté que cómo estaba, entonces me dijeron que había muerto, luego fuimos al lugar, su carro estaba desbaratado, él estaba aún acostado dentro del carro, tapado con un trapito y ya después de eso no lo pude ver”, expresó la madre del ahora occiso, a un medio de comunicación nacional.

 De interés: Policía dispara a civiles

Según declaraciones de la exoficial, la señora con la que chocó su hijo estaba acostada en una camilla, y los paramédicos de la cruz roja  le dijeron que esta no tenía nada de gravedad, solo golpes, y que no necesitaba ser trasladada a ningún hospital.

“Esto que le pasó a mi hijo es muy raro, demasiado, yo siento que no fue un accidente de tránsito así por así, parece dirigido”, comentó, en una entrevista televisada, la exteniente Aráuz, quien desde el pasado 6 de mayo fue dada de baja de las filas de la Policía Nacional, “por poner en su estado de WhatsApp un video de la canción Que vivan los estudiantes”.

 Además: Protestas en Nicaragua dejan dos muertos: un civil y un policía

Aráuz pidió protección a organizaciones defensoras de los Derechos Humanos, pues asegura que desde que fue retirada de la Policía Nacional, ha notado que camionetas doble cabinas y personas en moto han rondado frente a su casa, además de haber recibido amenazas, por lo que ya no se siente segura en su casa.