•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Aterrorizada. Así está la familia del taxista Marvin Antonio Solórzano Salinas, de 34 años, asesinado por sujetos encapuchados, quienes lo secuestraron en una calle del barrio Enrique Smith, en el Distrito VII de Managua.

Es tanto el temor que tiene la familia doliente, que piden a los medios de comunicación no brindar detalles del sitio donde se va realizar la vela del obrero del volante por temor a que los criminales lleguen al velorio.

“No vengan a la vela, por favor, porque después en la casa solo vamos aquedar mi mamá, la viuda y la niña de él”, suplicó un consanguíneo de Marvin Solórzano Salinas, quien se notaba muy nervioso por lo sucedido.

A Marvin Solórzano los matones -de identidad desconocida- lo interceptaron cuando pasaba frente al bar Tauro y acto seguido se lo llevaron en dirección al barrio Ciudadela Nicaragua, donde lo mataron.

El cuerpo sin vida de Marvin Solórzano Salinas fue encontrado sobre el pavimento por habitantes de ese barrio. Presentaba dos impactos de bala, con orificio de entrada en la espalda, confirmaron sus  parientes.

La familia de Marvin Solórzano se enteró del crimen a través de una vecina, a quien una enfermera del hospital Vivian Pellas llamó para decirle que él estaba muerto en ese centro asistencial, reveló Nelly María Aguirre, esposa del taxista asesinado.  

Policía no recibió denuncia

Nelly María Aguirre, esposa de Marvin Solórzano, reveló que en el Distrito VII de  Policía se negaron a recibir la denuncia por el crimen de su marido.

“Él (hermano de la víctima) fue a poner la denuncia a la Policía y ni caso le hicieron y por el contrario lo corrieron”, relató la viuda.

Nelly María Aguirre, viuda del taxista. Orlando Valenzuela/ENDLa mujer, quien procreó con Marvin Solórzano una niña que ahora tiene tres años, agregó que en la delegación policial ubicada en Villa Venezuela (también conocida como Américas Cuatro) cuando su cuñado quiso poner la denuncia, lo corrieron.

Por la manera en que la Policía se negó a recibir la denuncia por el crimen de su pareja, Nelly María Aguirre expresó que ella dejará el caso en las manos de Dios.

El crimen de Marvin Solórzano es el cuarto que ocurre en las últimas tres noches en Managua y en ninguno de los casos la Policía reporta detenciones.