•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Ministerio Público de Nicaragua acusó hoy a Cristhián Josué Mendoza, alias 'Viper', presunto cabecilla de una banda dedicada al crimen organizado, narcotráfico, terrorismo, asesinato y otros delitos conexos, que ha alterado la paz en este país desde el pasado 18 de abril.

Viper, quien según la Policía Nacional operaba en el sector de la Universidad Politécnica de Nicaragua (Upoli), en Managua, que se mantiene ocupada por un grupo de estudiantes que protestan contra el Gobierno de Daniel Ortega, fue acusado por el delito de asesinato agravado en perjuicio de Keller Pérez.

La fiscal Valeska López dijo a periodistas que Mendoza, junto a Alejandro Araúz, Manuel Largaespada, Humberto Arias y Kennett Romero, dieron muerte por asfixia a Pérez utilizando un alambre de electricidad el pasado 22 de mayo.

El cadáver de ese joven fue encontrado tirado, con signos de tortura, en un lugar conocido como la "Cuesta El Plomo", junto a una carretera del suroeste de Managua.

La fiscal indicó que los señalados del delito, con los ánimos de hacer desaparecer el cuerpo y evitar su identificación, lo rociaron de gasolina para quemarlo y borrar cualquier tipo de evidencias que los implicara.

"Se ejerció la acción penal en representación de la víctima ante la autoridad judicial, a la que se solicitó orden de captura para los acusados. La responsabilidad penal de los acusados por el delito de asesinato agravado será probada en juicio", agregó.

'Viper', un universitario y trabajados del Estado, de acuerdo con sus familiares, es señalado por la Policía Nacional de encabezar una banda, que junto al académico nicaragüense Félix Maradiaga, han pretendido alterar la paz en Nicaragua desde el pasado 18 de abril cuando comenzó la crisis sociopolítica que atraviesa este país.

Maradiaga, también director ejecutivo del Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas (Ieepp), un centro de investigación creado en 2004, ha rechazado esas acusaciones y ha retado a las autoridades a que presenten evidencias.

Alias Viper es considerado, por la Policía Nacional, como el líder de una banda del crimen organizado. Nayira Valenzuela/END

La Policía vincula al académico y a esa banda con un mexicano de nombre Javier Carrillo, quien, según las investigaciones, propuso facilitar armas de fuego y municiones, a cambio de obtener "algunos beneficios para la actividad delincuencial que estaba referida al tráfico de drogas y armas de fuego".

Desde el 18 de abril, Nicaragua vive su crisis más sangrienta desde los años 80 con 127 muertos y cerca de un millar de heridos, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Las protestas contra Ortega y su esposa y vicepresidenta Rosario Murillo comenzaron por unas reformas fallidas de la seguridad social y se convirtieron en un reclamo que pide la renuncia del presidente, después de 11 años en el poder, con acusaciones por parte de los opositores de abuso y corrupción.