•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Los resultados positivos de los exámenes de ADN practicados a los dos hijos de María Lisseth Dávila Mójica han sido determinantes para que pudiera confirmarse que ella es la mujer a quien un pescador encontró muerta en la Isla del Amor, en el Lago Xolotlán, Managua, la semana pasada.

Así lo confirmó la madre de la mujer, María Doña Mojica, quien reconoció el cadáver de su hija en la morgue del Instituto de Medicina Legal (IML), por una cadena de plata que lucía y algunas prendas de vestir.

"El pantalón y la blusa que ella vestía no fue encontrado por la Policía en el sitio donde abandonaron el cadáver", asegura María Doña.

La madre de la víctima indica que la Policía no le ha informado si hay alguna persona arrestada por el crimen. Oscar Sánchez/END

A la mujer, ultimada por una herida hecha con arma blanca que le perforó el pulmón izquierdo, la sepultaron en una caja térmica el sábado por la mañana, debido al estado de descomposición en que estaba el cuerpo, explicó su progenitora.

De acuerdo con el dictamen del IML -entregado a la familia- Maria Lisseth Dávila al momento de ser ingresada a la morgue el pasado 5 de junio tenía de dos a  tres días de fallecida.

Maria Doña Mojica, madre de la víctima, afirmó que una  semana después del hallazgo de su hija las autoridades del distrito lll de Policía no le han informado de la detención de algún sospechoso de cometer el crimen.

A esta mujer, quien era habitante del barrio Santa Ana Sur, le sobreviven sus dos hijos -de 13 y 16 años- y además 4 hermanos y sus padres.