•  |
  •  |
  • Edición Web

El joven Jarod Ramírez murió anoche en su casa de habitación, tras recibir tres impactos de bala, uno en el pecho y dos en el abdomen, por tres sujetos en un barrio de Managua.

La víctima, de 19 años, cursaba el segundo año de la carrera de Comunicación y Relaciones Públicas en la Universidad American College.

Según el docente William Narváez, el hecho ocurrió a la 11:00 p.m., cuando encapuchados armados entraron a la casa de habitación del joven, ubicada en la Colonia 10 de Junio, con la intención de asaltar y “matar a Ramírez”, por supuestamente participar en manifestaciones en contra del Gobierno.

“Él estaba en el porche de su casa con la puerta cerrada, pero sintió calor y abrió entre medio el portón para que le entrara ventilación, en ese momento entraron motorizados y obviamente él corrió para adentro para el lado de su cuarto, y los sujetos lo siguieron”, explicó el docente, quien impartía a la víctima la clase de Publicidad.

Según Narváez, los sujetos supuestamente se identificaron como juventud sandinista.

“Esto te pasa por poner barricadas y andar de manifestante”, le gritaron al estudiante.

En ese momento Raquel Cerda, mamá del joven, les suplicó para que no lo mataran y logró aclararles que él no había asistido a ninguna manifestación.

“La mamá quiso intervenir, suplicó para que no se lo mataran. A él le dijeron 'entrégame todo lo que tengás, el dinero', él le dijo: “qué dinero, si no tenemos dinero', en ese momento ellos se echaron computadora y celulares, lo que pudieron encontrar. Luego de eso le dieron una detonación en el pecho y las otras dos en el estómago”, continuó el docente.

Para Ramírez, Jarod tenía un gran potencial y era un joven lleno de vida.

“Le miré potencial desde el primero día, cuando impartíamos las clases y le mostraba videos de publicidad miraba su interés, él era muy observador, yo siempre dije que iba ser un gran publicista, me duele mucho por esa situación. Es una lástima que un muchacho con tanta vida por delante le haya sucedido esto”, concluyó el maestro.