•  |
  •  |
  • END

JALAPA, NUEVA SEGOVIA
La Policía determinó que no hubo mano criminal en la muerte de Mario Benjamín Gahona Centeno, de 45 años, quien se ahorcó dentro de la celda que ocupaba en la delegación policial, sitio hasta donde llegó por violencia intrafamiliar en perjuicio de su mujer.

El hombre “llegó” a la Policía el martes 24 de diciembre por la noche, pero a las seis de la mañana del siguiente día, el 25, fue encontrado pendiendo de los barrotes de una ventana de la celda.

Un oficial de turno explicó que antes del suicidio, Gahona estaba muy pensativo, buscando la manera de irse de este mundo, para no continuar torturando su corazón por el amor de una mujer que creía no le correspondía.

Gahona estaba preso porque la noche del 24 de diciembre, en la plaza de fiestas, amenazó de muerte a su mujer, pero al día siguiente la dama de iniciales M.C.L. se llenó de lástima y retiró la denuncia contra él.

Viendo el interés de reconciliación y antes de dejarlo en libertad, el subcomisionado Oswaldo Olivas los reunió a los dos para saber si estaban dispuestos a continuar la relación y desistir de la violencia. La pareja respondió afirmativamente jurándose un renovado amor.


26 suicidios
Pero ese mismo día, el hombre continuaba resentido y cargado de celos, porque suponía que su mujer le hacía caso a los cortejos de otro competidor, y volvió a llegar la casa de M.C.L. lleno de “demonios” y empuñando un filoso cuchillo, con el que pretendía “borrarla del mapa”.

Entonces, la señora no soportó la soberbia de su marido y regresó a la Policía para que lo volvieran a encerrar en la bartolina, donde el suicida hizo un cordel con su camisa, la engazó de los barrotes de la ventana y desde el camarote de concreto se lanzó “al abismo de la muerte”. Con este suicidio, suman 26 en el año 2007, sólo en Nueva Segovia.

Según la fuente policial, todos los detenidos tienen que entregar los zapatos, cordones, objetos metálicos, fajas, entre otros con los que puedan autoprovocarse o provocar daños, pero la camisa no se las quitan “porque si lo hacemos sería una violación a sus derechos humanos, pero además por estas fechas hace mucho frío”, señaló.