•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

La abogada Amy García Curtis denunció ante los magistrados de la Sala Penal II del Tribunal de Apelaciones de Managua (TAM), que los testigos presentados por la Fiscalía en una audiencia de anticipo de pruebas, por el caso del asesinato del periodista Ángel Gahona, fueron presionados e intimidados por la Policía.

“Los  testigos fueron traídos por la fuerza  desde Bluefields hasta Managua y dos de ellos hasta tuvieron presos varios días en la DAJ (Dirección de Auxilio Judicial)”, afirmó la abogada Amy García, quien defiende a Glen Abraham Slate, uno de los acusados, el otro es Cristopher Lovo Taylor.

 Lea: Envían a juicio a dos estadounidenses por robo de celular

La denuncia la hizo la abogada García  en la audiencia donde expresó sus agravios contra dos resoluciones que tomó el juez Sexto Distrito Penal de Audiencia de la capital, Henry Morales donde la Fiscalía presentó la acusación contra Cristopher Lovo y Glen Slate.

Los alegatos

En la audiencia de apelación la abogada Amy García reclamó porque el juez Morales se declaró competente para conocer de la causa a pesar que los hechos acusados acontecieron el 21 de abril del año en curso en Bluefields.

 De interés: Manifestante, acusado por asesinato

Cabe mencionar que el 4 de julio del 2017 entró en vigencia una reforma al Código Procesal Penal (CPP), que faculta a la Fiscalía para acusar en los juzgados capitalinos en aquellos casos que considera de “relevancia social”.

Sin embargo, la abogada Amy García hizo ver que ninguna ley puede estar por encima de la Constitución que es la ley suprema del país y donde se establece que nadie puede ser extraído de su juez natural, es decir que quien debe conocer del caso es un juez de la jurisdicción donde ocurrieron los hechos.

 Además: A juicio por no pagar alimentos para sus hijos

El segundo alegato expresado por la defensa de Glen Slate, está relacionado con la declaración de los testigos de la audiencia anticipada “porque ninguno de ellos cumplía con el requisito de estar en peligro de muerte”, porque a pregunta de los abogados defensores los testigos respondieron que no habían recibido amenazas de muerte.