•   Estelí, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Luego de  dos meses de agonía se rindió a la muerte el joven Dariel Steven Gutiérrez Ríos, de 20 años, quien resultó con heridas graves en distintas partes de su cuerpo cuando viajaba en un autobús con simpatizantes sandinistas que viajaban a Managua y sufrió un ataque a balazos, el pasado 30 de mayo.

Los sandinistas sostienen que el ataque lo cometieron los autoconvcados, en el contexto de la crisis en Nicaragua.

Este incidente ocurrió en un tranque que había sobre la vía panamericana, exactamente en la salida norte del municipio de esteliano de La Trinidad.

El joven pasó dos meses en agonía. Máximo Rugama/ENDGutiérrez Ríos era originario del Jalapa, en el departamento de Nueva Segovia, y formaba parte de un grupo de 22 personas sandinistas que resultaron heridas el mismo 30 de mayo, según confirmaron en su momento fuentes médicas del Hospital Escuela Regional San Juan de Dios, de Estelí.

En un comuniado emitido en sus redes sociales de Estelí, el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) dijo que demandará justicia por este caso.

Según el secretario político del FSLN en el departamento de Nueva Segovia, Léster Iván Martínez Huete, el joven Dariel Steven Gutiérrez Ríos murió en horas de la madrugada de este 31 de julio.

El joven era nieto de la exvicealcaldesa y militante sandinista de Jalapa, Mirna Ríos, según dio a conocer Martínez Huete.

Dijo que el ataque contra la caravana de sandinistas ocurrió la mañana del 30 de mayo, cuando iban de Nueva Segovia a Managua.

El FSLN responsabiliza por este ataque a los autoconvocados.

Ese día también murió otro militante sandinista, originario de Teotecacinte, identificado como Jairo Osorio.

También hubo al menos 22 heridos, entre ellos Dariel Steven Gutiérrez Ríos, quien sufrió varios impactos de bala y heridas en la cabeza.

En su momento la Policía Nacional informó que el ataque fue lanzado por opositores al gobierno que mantenían  bloqueado el paso a la altura del kilómetro 224 de la carretera panamericana, exactamente en el   municipio de la ciudad La Trinidad.

La crisis en Nicaragua deja al menos a 195 personas muertas, según el gobierno, y según la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos, son 295.