•   Estelí, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Osiris González Rodríguez, de 21 años, quien era acusado de matar al joven Maynor Josué Pérez Meza, de 18 años, en Estelí, fue declaro inocente.  

Según la acusación, González Rodríguez le enterró a Pérez Meza, un desarmador en la cabeza provocando que ocho días después se rindiera ante la muerte.

 Lea: Entierran en Brasil a estudiante asesinada en Nicaragua

El veredicto de no culpabilidad fue emitido por una jueza de Estelí, luego que el abogado del acusado demostró que la acción de su defendido fue realizada en defensa propia.

El veredicto de no culpabilidad fue emitido por una jueza de Estelí, luego que el abogado del acusado demostró que la acción de su defendido fue realizada en defensa propia. Foto: Máximo Rugama/END

Kenneth Guardado Savillón, abogado defensor de Osiris González, destacó que durante el juicio oral y público logró demostrar con evidencias claras que su representado actuó “en legítima defensa”.

Guardado Savillón explicó también que fue Maynor Pérez (q.e.p.d), quien llegó en compañía de otra persona hasta donde se encontraba  González Rodríguez, con el fin de agredirlo, pues iba armado con un machete.

 De interés: Declaran culpable al que asesinó a hombre en discoteca en Estelí

“Los vecinos y transeúntes declararon en el juicio, por su libre y espontánea voluntad, que el acusado estaba en su casa cuando la víctima llegó a ofenderlo y agredirlo”, dijo el legista Kenneth Guardado Savillón.

Los hechos ocurrieron cuando Osiris González se encontraba reparando una motocicleta, momento en el que llegó Maynor Pérez y logró herirlo con un machete, razón por la cual el agredido tomó un desarmador que estaba entre sus herramientas y lo enterró en la cabeza de su atacante.

 Además: El asesinato de la estudiante brasileña debe ser aclarado

En primera instancia Maynor Pérez fue remitido Hospital San Juan de Dios, de Estelí, donde permaneció durante 8 días bajo la asistencia de médicos especializados y conectado a un respirador artificial.

Perez Meza fue trasladado a un centro asistencial en Managua donde se rindió ante la muerte, dejando así a un niño recién nacido en la orfandad.