•  |
  •  |
  • END

Rencillas personales, cuyos orígenes desconoce la Policía, son el móvil de las muertes de dos jóvenes que perecieron bajo el fuego de las balas entre el mediodía del jueves y la mañana del viernes en distintos puntos de Managua.

Livid David Baltodano Bonilla, de 16 años, y Yasser Antonio García López, de 24, son los dos jóvenes baleados mortalmente por enemigos que tenían en sus respectivos vecindarios.

Baltodano, quien habitaba del pozo de agua de Enacal, en Vista Hermosa, tres cuadras al norte, fue apuñalado y baleado por dos hermanos cuando estaba en una pulpería cercana a su domicilio, el mediodía del pasado jueves.

Aunque el adolescente fue trasladado de emergencia al Hospital “Lenín Fonseca”, a su ingreso los médicos sólo confirmaron su deceso.

El joven, que cursaba el tercer año de secundaria, recibió cuatro cuchilladas en el antebrazo derecho y dos impactos de bala, uno le penetró en la axila izquierda y otro en el tórax.

Los supuestos autores de este crimen son los hermanos Hansel Ariel y Javier Antonio López, quienes cargan con los motes de “Hansel” y “Toto”, quienes luego del crimen se dieron a la fuga.

Una semana de agonía

La otra víctima de la violencia en la capital es Yasser García López, habitante de la IV Etapa del Reparto Schick, quien se rindió a la muerte la mañana de este viernes, en el hospital antes mencionado.

García pasó siete días en agonía en el Hospital “Lenín Fonseca”, luego que la noche del viernes 1 de mayo recibió un impacto de bala en la cabeza.

Yasser Antonio García tenía antecedentes delictivos, según los registros de la V Sección de Policía.