•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Un joven de Nicaragua que tenía tres semanas viviendo en Costa Rica, donde gestionaba refugio, ha sido asesinado a balazos este viernes, informaron las autoridades a los diarios La Nación y La Teja.

La víctima es Giancarlo Díaz Sevilla, a quien un par de motorizados mataron a balazos la tarde del viernes, cuando jugaba al futbol.

El crimen ocurrió en La Unión de Cartago, en un campo de futbol ubicado en un barrio llamado IMA.

Según los reportes de La Nación y La Teja, Díaz Sevilla estaba jugando al futbol junto a una decena de personas cuando llegaron los motorizados y le dispararon.

Un refugio en Costa Rica. Cortesía/END

La mayor parte de los balazos, indicaron las autoridades a los periodistas, dieron en la cabeza del joven.

La novia de Díaz Sevilla estuvo presente al momento del asesinato, pero resultó ilesa.

El joven, indicaron los dos medios de comunicación, había solicitado refugio en Costa Rica, debido a la crisis que hay en Nicaragua.

El organismo de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) indicó al comenzar agosto que en Costa Rica  “se registraron cerca de 8,000 solicitudes de asilo de ciudadanos nicaragüenses desde abril” y que había otros 15,000 ciudadanos de este país con cita para registrarse más adelante.

Miles de nicaragüenses buscan refugio en Costa Rica. Cortesía/END

Costa Rica, además, ha impedido el ingreso de unos mil nicaragüenses que presentan antecedentes penales, de acuerdo con un informe del gobierno de ese país.

Esta semana, el presidente de Costa Rica, Carlos Alvarado, declaró que han hecho uso de todas las "herramientas disponibles desde el punto de vista migratorio, político y de derechos humanos" para atender a los migrantes nicaragüenses.

Desde el 18 de abril, Nicaragua sufre una crisis que ha dejado sin vida entre 198 personas (según el Gobierno de Daniel Ortega) y 317 (de acuerdo con la CIDH).

La situación ha provocado un desplazamiento masivo de nicaragüenses y uno de los principales destinos es Costa Rica.

Organismos locales e internacionales han expresado su preocupación por la salida de miles de personas de Nicaragua a causa de la violencia.