•  |
  •  |
  • END

ESTELí
La pena fue modificada por el Tribunal Regional de Apelaciones de la Circunscripción Norte, con sede en Estelí, y posteriormente los magistrados de la Sala Penal de la Corte Suprema cambiaron la tipificación del delito por el cual fueron juzgados y los beneficiaron con una condena de sólo tres años de presidio.

La liberación de los Salgado causó estupor y preocupación entre las autoridades del Ministerio Público de Estelí, pues ahora son beneficiados con la suspensión de pena, pese a que sólo estuvieron quince meses detenidos, dijo la fiscal auxiliar Yaosca Balladares, quien llevó la parte acusadora en nombre del Estado de Nicaragua.

De 15 a sólo tres años

El año pasado, los tres hermanos fueron sentenciados a 15 años de presidio, pero ante un recurso que introdujeron sus abogados defensores en el Tribunal Regional de Apelaciones, con sede en esta ciudad, les redujeron la pena a tres años. Luego llevaron el caso hasta casación a la Corte Suprema de Justicia, en donde un año y tres meses después de su arresto los beneficiaron con la resolución que cambió la tipificación del delito.

A inicios de diciembre de 2007, durante una orden de allanamiento que emitió un judicial esteliano, fuerzas de la Dirección Antinarcóticos de la Policía ejecutaron un allanamiento en la casa de Martha Janeth Salgado Amador, en donde las autoridades encontraron 248 gramos de marihuana.

Supuestamente otra cantidad de droga fue lanzada a los baños de la residencia, aseveración que la Policía no pudo comprobar, según dijeron los abogados defensores de los hermanos Salgado Amador.

Luego de capturada Martha Janeth, los hermanos Franklin y Jovel huyeron hacia Honduras, aduciendo supuestas amenazas de detención de parte de la Policía.

No obstante, una semana después, por intermediación del coordinador nacional de la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos, Roberto Petray, ambos retornaron a Nicaragua y se entregaron en esta ciudad.

Narcoexpendio
antiguo
De acuerdo con las aseveraciones de la Policía, el expendio de los Salgado tenía cerca de veinte años de funcionar, pero siempre se las ingeniaban para ocultar las drogas para no ser capturados.

La fiscal Balladares dijo que la suspensión de la pena es un beneficio que otorga la ley en aquellos delitos que tienen penas de hasta cinco años de prisión y en ese sentido la persona sale en libertad, con determinadas obligaciones a cumplir, indudablemente la de no volver a cometer delitos.

Pero el Ministerio Público se opone a la suspensión de pena en vista de que la Ley 285 (de drogas y lavado de dinero) en su artículo 78 mantiene vigente la prohibición de otorgar cualquier tipo de beneficio a las personas que hayan sido condenadas por los delitos de narcoactividad.

La fiscal rechazó la puesta en libertad de los Salgado Amador, ya que utilizaban a distintas personas y sobre todo a menores de edad y diferentes puntos de la ciudad, para ejercer la actividad ilícita.

Consultada sobre este espinoso caso, la doctora Mercedes Elisa Jirón, juez de Distrito de Vigilancia Penitenciaria y Cumplimiento de Penas, dijo que la defensa presentó una solicitud de suspensión de la pena, misma que es una figura nueva que aparece en el artículo 87 del nuevo Código Penal, que viene siendo como un beneficio según el código anterior.

Antes, esta figura jurídica se denominaba “condena condicional”, acotó la judicial.

¡Que vuelvan
a la cárcel!
El abogado defensor de los Salgado, Mauricio Peralta Espinoza, fue notificado del beneficio legal para sus clientes, y se mostró complacido con la resolución, no así las autoridades del Ministerio Público, que aseveraron introducirán un recurso de apelación para que al menos los tres hermanos permanezcan un año y medio más en la cárcel hasta ajustar los tres, porque debido a que se trató de una decisión de la CSJ, no se puede acudir a otra instancia.

La apelación del Ministerio Público podrá ser presentada durante los tres días próximos a la resolución emitida por la doctora Mercedes Elisa Jirón.

La misma apelación será tramitada en el Juzgado a cargo de Jirón y luego en el caso particular pasará al Tribunal de Apelaciones.

La juez Jirón, al ser entrevistada por los periodistas, dijo no haber recibido presiones de nadie y que ella únicamente lo que hizo fue cumplir con sus obligaciones.

Aclaró que al otorgarles el beneficio de suspensión de la pena, los Salgado salieron de la cárcel, pero deberán cumplir con una serie de restricciones.

Esa autoridad dará seguimiento, para que cumplan al pie de la letra con esas medidas restrictivas, recalcó Jirón.

Entre otras medidas, los Salgado Amador deberán presentarse cada quince días a la judicatura respectiva, durante el tiempo que les falta de cumplir la condena de tres años. De igual forma, una hermana de los aludidos rindió una fianza personal y ellos no podrán visitar expendios de bebidas alcohólicas o casas de juegos de azar.

También en un plazo no mayor de quince días los tres hermanos deberán tener un oficio o trabajo, si no tuvieran los medios para subsistir. Se conoció que instalarán un taller de ebanistería o pintura, con el cual se ganarán la vida honradamente.

De igual forma, la judicial giró oficio a la Dirección de Migración y Extranjería a nivel nacional para que los convictos no puedan salir del país.

La juez Jirón les recordó que si violan esas prescripciones impuestas o cometen un nuevo delito, igual o de otra índole, de inmediato girará una orden de captura para remitirlos de inmediato al Sistema Penitenciario Regional a terminar su pena.

En cuanto a la multa de cien días de salario como mínimo, la juez dijo que como no se establecieron los ingresos fijos de los Salgado, le impuso el salario mínimo del área industrial, que está estipulado, según la tabla salarial del Ministerio del Trabajo, en 2,367 córdobas mensuales, lo que dio un total de 6 mil 473 córdobas para cada uno.

El dinero fue depositado por los familiares de los Salgado en la cuenta respectiva del Sistema Penitenciario.

“Todos tenemos derecho a una segunda oportunidad”

Familiares de los Salgado manifestaron, a la salida del Sistema Penitenciario Puertas de la Esperanza, que todos tenemos derecho a una segunda oportunidad en la vida, y ahora ellos están dispuestos a no meterse en líos.

En Estelí, varios organismos, maestros y estudiantes marcharon recientemente para repudiar a los expendios de drogas, que corrompen a la juventud y dañan los cimientos de la sociedad.