•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Imel José Vega, quien el pasado 4 de agosto del 2017 le hurtó 300 mil córdobas al cambistas de moneda nacional y extranjera, Félix Antonio Calderón, no la pensó dos veces este jueves para declararse culpable del delito de hurto agravado.

La admisión de hechos la hizo Vega ante el juez IV Distrito Penal de Juicio de la capital, Carlos Silva Pedroza antes que iniciara el juicio donde el Ministerio Público  le achacaba el robo de la cantidad de dinero antes referida.

Aumentan robos agravados en Managua

Después que el reo admitió su culpabilidad,  la fiscal auxiliar, María de los Ángeles Mendoza pidió cinco años de prisión para el reo confeso, mientras la defensora pública, Karla Quintero solicitó la pena mínima de  cuatro años de privación de libertad.

Una vez concluida la audiencia del debate de la pena, el juez Carlos Silva Pedroza anunció la lectura de la sentencia condenatoria para el próximo 17 de septiembre a las 11 de la mañana.

Managua: con cuchillo oxidado hacen dos robos en 10 minutos

En la acusación que la Fiscalía presentó en su momento, se indica que a las 12 y 45 minutos del mediodía del 4 de agosto del 2017, Imel Vega se presentó a los alrededores de un centro comercial de la capital donde estaba la víctima, vendiendo y comprando divisas extranjeras.

Vega al estar frente al cambista Félix Antonio Calderón le pidió que subiera al vehículo rentado que él conducía porque le iba a vender  10 mil dólares  y que era preferible que contara el dinero dentro del vehículo.

El reo confeso una vez que tuvo en su poder los 300 mil córdobas simuló que hacía una llamada telefónica y  que miraba por el espejo retrovisor, para después bajarse  del automóvil porque supuestamente iba al encuentro de quien llevaba los dólares.

Taxista frustra robo en Bello Horizonte, Managua

Pero todo fue la treta hecha por Vega para engañar a la víctima a quien dejo dentro del automotor, mientras él abordaba un taxi rumbo al mercado Roberto Huembes donde fue capturado pretendiendo abordar un autobús hacia afuera de la capital.