•  |
  •  |
  • END

LAS MINAS, RAAN

Una actuación imprudente y fatal fue la de un miembro de la Policía Nacional que le segó la vida de un disparo de fusil Ak a Israel Yasset Vásquez, de 19 años, cuando éste corría para no ser detenido, luego de defender a un familiar que había sostenido un altercado con otro rival, en la calle cercana al mercado local de Bonanza, en la Región Autónoma del Atlántico Norte.

El afectado, que era soldado del Ejército de Nicaragua y estaba acantonado en esa localidad del Atlántico Norte, fue alcanzado por un proyectil que le impactó arriba del glúteo derecho. La bala salió por la tetilla del mismo lado y luego le perforó el brazo, por lo que Israel se desvaneció de manera instantánea.

Cinco horas de agonía

El desatinado incidente ocurrió a las 11:05 de la noche del viernes, pero Vásquez expiró a las 4:20 de la mañana del sábado último, en el centro de salud con camas de Rosita, hasta donde fue trasladado de emergencia.

Aún no hay un informe oficial de la Policía sobre el caso, sin embargo, fuentes vinculadas a esta institución señalan que Juan Pablo Mendoza Figueroa, de 19 años, un policía voluntario, fue quien mató al soldado del Ejército, actuando de manera irreflexiva, apresuraba y en circunstancias de alevosía.

Algunos detalles informados por pobladores a EL NUEVO DIARIO precisan que el occiso, antes de las once de la noche, primero defendió con un mazo a su primo, Modesto Cubas, alias “Batana”, cuando sostenía una discusión con otro grupo, llegado casi a la riña.

Es en ese momento que un hombre identificado sólo como Jacinto Casindo, para que las cosas no pasaran a más, realizó una llamada a la delegación de la Policía de Bonanza, pidiendo que interviniera y restaurara el orden en el lugar.

Así fue que llegó al lugar una patrulla policial, en la que iban Juan Pablo Mendoza Figueroa, quien logró persuadir y llamando a la calma y concordia a unas once personas que en ese momento intentaban agredirse. Minutos después, cada quien se marchaba a su casa.

Sin embargo, Dorian Cruz Martínez, otro primo del ahora difunto, regresa con el propósito de comprar un frito, y cuando se encuentra con los agentes de la Policía, sostiene una discusión y supuestamente ofendió verbalmente a éstos, razón por la que lo detienen, y en un intento por arrestar también a Israel Vásquez, éste huyó corriendo del lugar.

Fue en ese momento que el policía voluntario le disparó, acertando mortalmente la bala en la humanidad del joven soldado.

¿Y los preventivos?

De acuerdo con testigos, el gendarme no realizó los disparos preventivos, facultados a la Policía para cuando las circunstancias lo ameritan, pues en este caso ni siquiera eran necesarios.

Es por ello que la familia del occiso se encuentra sumamente molesta con la Policía.

El policía voluntario Juan Pablo Mendoza Figueroa, tras el hecho, fue desarmado y ahora está siendo investigado por Asuntos Internos, y seguramente será acusado por homicidio en perjuicio del soldado del Ejército.