•  |
  •  |
  • END

OCOTAL, NUEVA SEGOVIA

Una patrulla policial abatió el último viernes a un miembro de un trío delincuencial que había asaltado a la pasajera de un bus que procedía de Quilalí.

Los tres sujetos habían abordado la unidad en el pueblo como pasajeros normales y cuando el bus cruzaba por un trayecto sinuoso, el conductor, bajo amenaza de escopeta, se detuvo.

Dos de los malandrines se dirigieron a su blanco: Daysi Lisset Alvarado García, de 29 años, a quien despojaron de su bolso cargado con 88 mil 19 córdobas. En el lugar del atraco se bajaron dos y el bus continuó su viaje con uno de ellos a bordo.

El chofer Omar Valladares Carrasco logró avisar a un agente policial que se transportaba en un vehículo particular; y éste pidió refuerzo a Susucayán, la comarca más cercana donde hay una estación policial.

Impacto mortal

La patrulla emprendió una persecución a uno de los presuntos malhechores, pero cuando sus miembros le dieron alcance, éste los atacó con un machete, por lo que hicieron uso de su arma de reglamento para someterlo, pero dos disparos preventivos le impactaron en sus extremidades inferiores, y un tercero que resultó letal al impactar el pecho, puso final a su vida.

Horas después fue identificado como Pedro López García, de 39 años, y según la Policía contaba con antecedentes delictivos de asaltos de camino.

Otra víctima de estos pillajes de camino, en el mismo día, fue Carlos Manuel Tinoco Tórrez, de 30 años, quien iba 1conduciendo su camión Kia y fue interceptado por un cuarteto delincuencial en el tramo de carretera Wiwilí-Quilalí.

Intimidado con un fusil AK, dos revólveres y un puñal, Tinoco Tórrez entregó 10 mil córdobas, pero agregaron a esta suma 5 mil que le quitaron a Otoniel Zeledón González, que viajaba en el mismo automotor.

En la madrugada del sábado, José Gabriel Osorio Aguilar, de 34 años, nativo de Pueblo Nuevo, Estelí, viajaba en su motocicleta cuando se topó con un cordel cruzado en un puente de la comarca San Nicolás, entre Jalapa y San Fernando, y cuatro sujetos, enmascarados precariamente con gorros negros, le quitaron el vehículo, documentos personales, ropa y una “espada” de motosierra.

La Policía, a cargo del subcomisionado Mario Avendaño, en coordinación con los comités sociales del delito, logró localizar la moto, cerca del puente de la comarca Salamají, entre San Fernando y Ocotal.

Un oficial policial se quejó de las deficiencias logísticas con que cuenta la institución para dar una respuesta eficaz a los casos denunciados, tales como medios de movilización y otros elementos que les permitan realizar una efectiva investigación.