•  |
  •  |
  • END

Corresponsal Costa Rica
lmendoza@elnuevodiario.com.ni

El nicaragüense Arles Ordóñez Delgado mató a su hija de seis meses de nacida, propinándole un certero disparo en el pecho, y luego se suicidó con la misma arma.

El hecho ocurrió en presencia de la progenitora de la bebé, quien ya no convivía con el nica. La desdichada viajaba con la criatura en un vehículo, en una vía que conduce a Nicaragua, en el sector de Las Tablillas, Los Chiles.

La menor Emily Rivera Gaitán fue concebida ya cuando Ivannia Gaitán
Pichardo tenía otra pareja, sin embargo, su marido la reconoció, le dio su apellido, pero ella consintió que su padre biológico la viera.

Las autoridades indicaron que Ordóñez la llamó por teléfono y la citó. Ella, en su vehículo, llevaba a la niña y se presume que luego el pinolero trató de convencerla para que regresara con él y que se fueran a Nicaragua, pero ante la negativa decidió quitarle la vida a su hija.

El Organismo de Investigación Judicial, OIJ, informó que el disparo de un arma 38 fue de contacto, porque el vestidito de la bebé tenía quemaduras de pólvora.

Ordóñez, luego de disparar contra su hija, se pegó un tiro en la sien derecha. Éste fue atendido en estado agónico y murió en el hospital de Los Chiles.

Matan a valiente

En otro hecho, Ariel Guzmán Guzmán fue asesinado cuando intentó defender al guarda de una construcción de tres falsos policías, en unas bodegas de construcción ubicadas en Santa Rosa de Santo Domingo, de Heredia.

Los tres sujetos ingresaron a la propiedad y se encontraron con el guarda
Francisco Cortés, lo encañonaron y en esos momentos el nicaragüense, junto
a su primo, que descasaban, se dio cuenta de la agresión y acudió en su ayuda.

Cuando Ariel se fugaba, uno de los malhechores le disparó, impactándolo mortalmente en el tórax.