•  |
  •  |
  • END

OCOTAL, NUEVA SEGOVIA

Una banda compuesta por cinco sujetos, armados con fusiles Ak, que se presume se transportan en un carro blanco, secuestraron en la tarde del sábado el furgón Freightliner, blanco, placas M 103-566, con rastra 10 (TCR) 61676, propiedad de Pedro Pablo León, quien lo conducía en compañía de un custodia de seguridad privada de la empresa Seus.

Según versión de los mismos afectados, agentes policiales encapuchados los detuvieron en la cuesta Apatoro, en la entrada a Ocotal, para chequear el container con el cuento de que había sospecha de presencia de drogas. Luego, fueron introducidos en un carro blanco, y horas después abandonados en la comarca El Tamarindo, cerca de San Isidro, en la carretera que une Estelí, Matagalpa y León.

No pudieron estacionarlo

Aparentemente otros dos delincuentes trajeron el furgón a esta ciudad e intentaron introducirlo en un predio amurallado, frente a la gasolinera Petronic, donde quedó varado en la cuneta, mientras los ocupantes se dieron a la fuga, lo que llamó la atención de autoridades y transeúntes, que presumieron se trataba de una operación de narcotraficantes.

Pero las dudas las despejaron otros policías de León, que se detuvieron para saber sobre su paradero. “De drogas no puede ser. Conocemos a Pedro Pablo, que es un hombre honesto y cuidadoso”, lo defendió un señor que maneja otro pesado vehículo de carga internacional. Y aseguraron que la maniobra realizada con la pesada máquina no era la de un profesional como su amigo.

En la revisión de la cabina encontraron en el piso de la misma los documentos personales de León, como la cédula 449-270668-0003U, documentación de la carga de café, de cantidad no determinada, y el teléfono móvil del conductor asaltado.

El subcomisionado Oswaldo Olivas, jefe de la Dirección Policial que se personó al lugar, dijo que se estableció coordinación con la policía de los otros departamentos para dar con el paradero de los atracadores motorizados.

Se conoció que en días recientes, en la jurisdicción de Estelí, otro furgonero corrió la misma mala suerte, posiblemente asaltado por esta misma banda.

Los camioneros de carga internacional comentaron que es la primera vez que se vive esta situación en Nicaragua, tal como lo estila la delincuencia en carreteras hondureñas.