•   Carazo, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Jontahan Osorio Espinoza de ocho años de edad, falleció en el centro de salud de San Marcos Carazo, luego que un hombre en estado de ebriedad le lanzó una pedrada en el tórax.

El padrastro del Menor, Luis García Cerda, explicó que los hechos ocurrieron a eso de las 2 de la tarde de este domingo en el reparto La Unión número 2, municipio de San Marcos, Carazo.

"El niño iba para la venta en su bicicleta a comprar unas tortillas, pero en la esquina estaban unos borrachos peleándose, en eso uno de ellos tiró una piedra que le dio al niño en el pecho, a mí me avisan, yo salgo corriendo pero al niño ya se lo habían llevado al centro de salud los familiares del hombre que lanzó la piedra", relató García Cerda.

Este es el centro de salud de San Marcos, Carazo, a donde fue trasladado el niño tras recibir la pedrada.

García agregó que al enterarse de lo ucurrido, los familiares del niño se fueron directo al centro de salud, donde el personal médico les dijoo que el niño ya había llegado muerto.

"Ya anteriormente habíamos llamado varias veces a la policía, porque en esa esquina siempre están los pleitos de esos dos borrachos, esos hombres siempre se ponen en ese lugar a tomar y vulgarean a toda persona que pasa por ahi, pero ahora mataron al niño", manifestó entristecido el padrastro del infante fallecido.

Los dos hombres involucrados en el pleito fueron identificados como Gerald Zeledón García, alias "Sonto" y Luis Enrique Regalado.

La Policía Nacional logró la captura de Zeledón García, sin embargo Luis Enrrique Regalado, a quién señalan de haber lanzado la piedra se dio a la fuga.

El hombre que lanzó la piedra se dio a la fuga, pero las autoridades policiales lo andan buscando para acusarlo por el delito de homicidio imprudente. Archivo/ END

Al centro de salud de San Marcos se hizo presente el médico forense Reynaldo Cruz, quien explicó que la muerte del menor fue instantánea tras recibir un fuerte golpe en el tórax, que seguramente dejó al niño sin aliento, provocándole falta de respiración, y por ende la muerte por asfixia.

El niño Jonathan Osorio cursaba el cuarto grado de primaria en una escuela de San Marcos, Carazo.