•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

La lógica y la  experiencia acumulada con el transcurrir de  los años le permitieron a la jueza Quinto Distrito Penal Especializada en Violencia de la capital,  Henriette Casco Batres, descubrir que la investigadora policial, María Alejandra Ortuño implantó pruebas contra una pareja acusada de delitos sexuales.

La fabricación de pruebas contra Alexander Ulises Guzmán Moreno y Hazle Fuertes Acosta, a quienes la Fiscalía acusó de  violación agravada y explotación sexual, salió a relucir en el juicio con el testimonio de un oficial de inspecciones oculares (Fotografías).

El oficial admitió ante la judicial, que lubricantes y condones que él fijó en una fotografía ofrecida como prueba fueron puestos sobre la cama del acusado por la investigadora Ortuño después de haberlo sacado de la bolsa donde estaban embalados (protegidos).

El policía explicó que los medios de pruebas antes mencionados fueron recolectados y embalados por la investigadora  el  17 de marzo y la inspección ocular  se hizo al día siguiente.

“La irregular obtención de las fuente de prueba donde hubo implantación de evidencias, violación a la cadena de custodia (resguardo), violentan garantías  constitucionales de los acusados por ello  se declara  ilícita la prueba”, destaca en su parte resolutiva la sentencia absolutoria  

Una vez declarada ilegal la prueba antes mencionada, la Fiscalía se quedó sin evidencias, para demostrar la culpabilidad de los acusados, porque no llegaron los otros policías ofrecidos como testigos al igual que las víctimas y sus tutores.

Me maltrataron y no les importó que yo estuviera en una silla de ruedas”

En el juicio también declaró una psicóloga forense del Instituto de Medicina Legal (IML), quien incurrió en contradicciones al ser contrainterrogada por la abogada defensoras, Sardes Pérez.

Durante el contrainterrogatorio, la perito forense no logró explicar con los cuál de los métodos que utilizan, para entrevistar a las víctimas de delitos sexuales logró determinar el estado ansioso  en que estaban las supuestas víctimas de 14 y 17 años.