• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Apoyándose en las abundantes y contundentes pruebas que en juicio aportó el Ministerio Público, el juez Cuarto Distrito Penal de Juicio de la capital declaró culpable de los delitos de violación agravada y abuso sexual al prestamista Manuel de la Concepción Santos, de 64 años y su cónyuge, María José Serrano, de 33.

Al dictar el fallo de culpabilidad el juez Harold Leal señala que Manuel de la Concepción es culpable de ambos delitos en calidad de autor directo y María Serrano como cooperadora necesaria.

El Código Penal establece que los cooperadores necesarios en la autoría de un ilícito reciben la misma pena que los autores directos.

Acusados por violación y abuso sexual en contra de niña en Managua

Una vez decretada la culpabilidad de los inculpados la Fiscalía pidió que el prestamista y su pareja sean castigados con 15 años de prisión por violación agravada y siete por abuso sexual, para totalizar 22 años.

Mientras que la defensa de los reos solicitó la pena mínima por el ilícito de violación agravada que es 12 años y cinco por abuso sexual; pero en el caso del abuso sexual el Código Penal señala que cuando la víctima es menor de edad el juzgador solo puede imponer la pena máxima.

Manuel de la Concepción Santos y María Serrano quedaron sin ninguna posibilidad de ser absueltos de los graves delitos que le imputó la Fiscalía, cuando la menor que ahora tiene 12 años declaró en el juicio y los señaló.

Al declarar ante el judicial la víctima confirmó que María Serrano la llegaba a prestar a la casa de sus abuelitos, para que supuestamente acompañara a una sobrina de la sentenciada a clases de ballet.

Acusan a pareja de grabar videos mientras violan a adolescentes

Pero una vez estando en la casa de los agresores sexuales la mujer la obligaba a que entrara al cuarto de la pareja con el prestamista donde el sexagenario comenzó los tocamientos lascivos que desembocaron en la violación que se consumó en enero del 2017.

Los abusos sexuales comenzaron en el año 2009 cuando la víctima era una niña de cuatro años y concluyeron en enero del 2017. Los abusos sexuales se daban los miércoles de cada semana.