•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

La familia del reo Ernesto Samuel Hodgson, de 21 años, asegura que el dictamen forense afirma que la causa de su muerte es una broncoaspiración (asfixia por el paso de sustancias o alimentos de la faringe a la tráquea).

El reo falleció cuando era trasladado del sistema penitenciario de Bluefields hacia el hospital regional escuela Ernesto Sequeira Blanco de esta ciudad caribeña.

Familiares de otros presos del sistema penitenciario de Bluefields declararon a medios de comunicación locales que habían sido envenenados, sin embargo reconocieron que cuando se entregan alimentos los requisan y siempre hay un control de firmas, por lo que se debe investigar quien llevó el alimento. Hasta el momento no se reportan otros reos afectados.

Según Randa Downs, tía del joven, la Policía les llamó para informarles sobre la muerte de su sobrino ayer por la tarde.

“Nos dijeron que estaba comiendo, pero se sintió mal y fue al baño, al salir del baño pidió auxilio y sus compañeros le dieron agua, después lo llevaron al puesto médico que tienen en el penal, cuando lo sacaron para llevarlo al hospital ya había muerto”, comentó Randa Downs.

Según Randa Downs, el médico forense Raúl Martínez, les explicó que él joven murió asfixiado porque le quedó comida atravesada en la garganta.

“El forense dice que encontró comida atascada en la garganta y en la nariz, también dijo que se le subió la comida en la cabeza”, expresó la tía de la víctima.

Taxista asesinado en Rivas es hijo de exalcalde

El joven  había cumplido dos años de prisión de una condena de cinco por narcotráfico. Sus familiares realizaron la vela de cuerpo presente en el barrio Ricardo Morales de Bluefields.