•   Estelí, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Indira Esperanza García Canales, de 17 años, asesinada la noche de este miércoles por su propio cónyuge de once puñaladas en diversas partes del cuerpo, ha sido sepultada este viernes en el cementerio del municipio esteliano de La Trinidad, en medio de un ambiente de dolor y tristeza.

Ante el duelo que embarga a sus familiares. lo único que les reconforta es que el preseunto asesino Elvin José Blandino Fernández, de 27 años, está detenido en las cárceles de la delegación departamental de la Policía Nacional de Estelí y tienen la esperanza que pagará por el femicidio que cometió.

En tanto, en la casa donde vivía junto a sus padres García Canales, la señora Indira María Canales no para de llorar por el deceso violento de su hija y según Nadioska García Canales, el niño de 18 meses que su hermana había procreado con Blandino, ya empieza  a resentir la ausencia de su madre.

Canales relató que su hija viajaba todos los días a la ciudad de Estelí para trabajar donde una pariente, y mientras tanto ella le cuidaba al niño.

"Ella todos los días cuando venía de trabajar de Estelí venía a darle de mamar al niño, por eos el niño ya está sofocado porque llevga dos días de no ver a su madre y es duro saber que ya no la puede ver más", expresó la mamá de la joven asesinada.

El caso ha sido tipificado como femicidio. La señora Canales, dijo que Blandino Fernández dijo que mató a la joven porque se consideraba dueño de su vida.

El matrimonio compuesto por los señores Indira María Canales y Harold Abdiel García, procrearon cuatro hijas (Nadioska, Keyla y Ruth)  y la joven ahora fallecida, era una de las menores.

Canales y García, siempre recuerdan a su hija como una persona callada, con ansias de superación porque a pesar de que cometió el error de haberse involucrado con quien luego le quitó la vida siempre tenía presente su aspiración de sacar el bachillerato y luego cursar la licenciatura en enfermería que siempre anheló.

Mientras esa angustiosa situación se vive en la casa de los padres de García Canales, para este sábado, según se conoció que está previsto que el presunto femicida sea llevado ante la titular de distrito especializada en violencia, Lesbia Malena Tinoco Castellano, cuya judicatura se ubiica en Estelí.

La Policía Nacional ha brindado el acompañamiento a la familia de la víctima para garantizar que el detenido sea procesado por femicidio. Cortesía/ END

Según el señor Harold Abdiel García Fuentes, su hija convivió con Blandino durante un poco más de dos años y ambos habitaban en su casa.

"Hasta estuvieron trabajando juntos en Costa Rica y nunca conocimos qu ele diera maltrato, hasta días recientes que se “metió en celos” hasta con un familiar de la mamá", lamentó García.

El presunto asesino trabajaba como guarda de seguridad en una empresa ubicada en Sébaco-Matagalpa, y según los parientes de la víctima llegaba a la casa día de por medio.

"Cuando la mató eran las 9:30 de la noche, se metió al cuarto donde estaba mi hija, dándole de mamar al niño, pero él llegó solo a meterle las once puñaladas", recordó la madre.

Con Indira Esperanza García Canales, son cuatro las mujeres que han muerto de forma violenta en el departamento de Estelí en lo que va del año, y en todos los casos, los criminales han sido detenidos y procesados.