•  |
  •  |
  • Edición Web

Una anciana de 88 años que cruzaba una calle acompañada de su hijo de 65, fueron atropellados por una mujer que conducía un vehículo, y tras caer ambos al suelo, un conductor de un bus de la ruta 101, pasó con las llantas sobre la cabeza del hombre, muriendo de forma instantánea.

El cuerpo de Juan José Fajardo quedó con la cabeza aplastada sobre la calle, mientras que la anciana María Florencia Fajardo fue trasladada con vida al hospital Manolo Morales, y según sus familiares su condición es muy delicada porque debido a la gravedad de las heridas y fracturas sería sometida a una intervención quirúrgica.

Según testigos del hecho, la señora sufrió varias fracturas en los huesos de sus piernas y brazos.

El mortal accidente ha ocurrido a las 6:45 de la mañana de este sábado a pocos metros de la clínica Don Bosco, en Managua.

Los parientes denunciaron que el conductor de la ruta no se detuvo después del accidente y se fue directo a lavar la unidad, para borrar toda evidencia.

La tragedia ocurrió cuando la víctima y su mamá regresaban de donde una vecina que había prometido guardarles el brindis de su Purísima del 7 de diciembre.

"La señora les dijo que llegaran hoy, entonces yo los crucé a los dos. En ese momento un taxista tuvo la cortesía de detenerse para darnos paso. Los dejé ahí y me regresé a la casa, a alistar a mi hijo, después sólo llegaron a avisarnos del accidente", expresó Yáder Meza, sobrino del fallecido.

De acuerdo con la familia, el vehículo que atropelló primeramente a la anciana con su hijo es un jeep de dos puertas, color champán, con placa estatal número ME 2038.

El primer vehículo involucrado, que posee placa estatal, era conducido por Karla Somarriba, de 33 años.

“De repente vimos que ese carro con placa estatal levantó por los aires a la anciana y al señor que la acompañaba y de inmediato se aparece ese bus de la ruta 101 y le va pasando encima de la cabeza al señor que estaba tirado sobre la calle”, relató un testigo.

En el Instituto de Medicina Legal (IML) permanecían hasta este mediodía familiares del señor Fajardo, en espera de que les entregaran el cuerpo.

Los parientes denunciaron que el conductor de la ruta no se detuvo después del accidente y se fue directo a lavar la unidad, para borrar toda evidencia.

Por su parte, Uriel Aragón López, conductor de la ruta 101 de la cooperativa Sol de Amor, aseguró que nunca vio al señor caer al pavimento, por lo que no tuvo oportunidad de esquivarlo.

El primer vehículo involucrado, que posee placa estatal, era conducido por Karla Somarriba, de 33 años.

La víctima habitaba en el barrio Ducualí, donde hoy será velado por sus familiares y amigos.