•   Rivas, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Un vigilante de un parqueo localizado frente a una gasolinera de la ciudad de Rivas, ha sido asesinado la madrugada de este martes, por delincuentes que ingresaron a robar a la propiedad, según confirmó el exdiputado Alejandro Ruiz, propietario del local donde también funciona un auto lavado.

El cuerpo sin vida del vigilante Francisco Molina Cerda, de 62 años, fue encontrado a  las 5: 20 de am, por su propio hijo Ariel Molina Pérez, quien como todo los días llegó al local a dejar su bibicleta, para luego trasladarse a su trabajo y al ingresar al parqueo notó un escenario extraño.

“Yo  siempre vengo a esta hora a dejar mi moto para irme a trabajar al parque eólico y al entrar al autolavado no observé a mi papá y miré  extraño el ambiente y al acercarme a las oficinas del local, descubrí el cuerpo sin vida de mi padre”,  relató el joven.

La víctima presentaba un golpe propinado con objeto sólido en su rostro y una herida letal en el cuello, por lo que se deduce que antes de ser degollado,  entre las una y dos de la madrugada trató de defenderse de sus agresores ya que no portaba armas de fuego, según explicó el ex diputado.

En investigaciones preliminares la Policía de Rivas determinó que Molina Cerda fue asesinado con un machete de tamaño mediano que el mismo vigilante portaba en el local.

Tras cometer el crimen, los delincuentes  sustrajeron del inmueble un compresor, accesorios para repuestos de motos, una aspiradora, así como una bomba de agua y 4,000 córdobas. Luego huyeron del lugar con dirección a un motel localizado del kilómetro 112 de la carretera panamericana sur, 100 metros al oeste.

El vigilante tenía dos años de trabajar en el parqueo que se localiza de la rotonda de Rivas, 300 metros al sur, y vivía en el sector conocido como las 4 esquinas del municipio de Potosí.

Un taxista que se presentó al lugar de los hechos confirmó a la policía, que él había trasladado a sujetos sospechosos al motel “El Bosque”, y que cargaban con un compresor, aspiradora y otros artículos.Investigaciones policiales revelaron que los criminales después de matar al vigilante se fueron a dormir a un motel con los objetos y el dinero robado. Lésber Quintero/ END

Los sospechosos abordaron el taxi, a pocos metros del lugar de donde ocurrieron los hechos, y tras conocer esta información la policía se trasladó al motel a realizar las debidas investigaciones que apuestan a esclarecer este crimen.

Cabe destacar que el vigilante ya le había manifestado al exdiputado que hace 15 días sujetos que vestían uniformes oscuros, habían intentado ingresar al parqueo pero que cuando lo vieron huyeron del lugar.