• Rivas, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Un hombre de 82 años, falleció trágicamente esta mañana en la ciudad de Rivas, tras recibir una fuerte descarga eléctrica, mientras podaba las ramas de un árbol de cedro, de 10 a 12 metros de altura.

La víctima identificada como Cecilio Díaz Lira, había subido al árbol de su propiedad, con la misión de derramarlo y tras recibir la descarga eléctrica, cayó al suelo en estado inconsciente y falleció segundos después, cuando era trasladado al hospital de Rivas, según relató su hija, Rafaela Palma.

El incidente ocurrió en el barrio Rigoberto López Pérez, específicamente en el sector oeste del anexo del mercado de Rivas, donde habitaba la víctima, que pese a su edad solía subir a los árboles para cortar las frutas o para podarlos, según sus familiares.

La víctima ya había logrado cortar varias ramas pero cuando se encontraba a unos 8 metros de altura, hizo contacto con un cable de los postes del tendido eléctrico que atraviesan el árbol y se precipitó al suelo. Lésber Quintero/END

“Mi papá tenía el permiso correspondiente para derramar y cortar el árbol, que está a la orilla de la calle que une el mercado con el portón de la Escuela de Agricultura, pero a eso de las 9:20 am, nos enteramos de la tragedia”, explicó su hija.

La víctima ya había logrado cortar varias ramas pero cuando se encontraba a unos 8 metros de altura, hizo contacto con un cable de los postes del tendido eléctrico que atraviesan el árbol y se precipitó al suelo.

Según sus familiares, un hombre que le estaba ayudando le ofreció subir al árbol para derramar las ramas, pero Díaz, se opuso y 20 minutos después, ocurrió la tragedia.

Como evidencia de la tragedia, en la cima de árbol quedó colgado el mecate y un machete que usaba el anciano para realizar la poda.  Lésber Quintero/END

El personal médico confirmó que el paciente ingresó al área de emergencia del hospital rivense sin signos vitales

Díaz era muy reconocido en el sector del mercado porque fue cobrador de un bus de la ruta, Rivas-Tola-Nancimi y también tuvo un tramo en el mercado. Además era miembro de la iglesia Bautista de esta ciudad.

Díaz, era miembro activo de la Iglesia Bautista de Rivas, desde hace 30 años, donde se le conocía como un hombre muy afable, de magnifica trayectoria y con buen testimonio.

“El era miembro activo de la iglesia y en plena comunión, con una magnífica trayectoria en la vida cristiana y participaba en todas las actividades programadas de la iglesia, porque era muy trabajador”, reveló el reverendo Carlos Villagra, pastor de esta congregación.