• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

La jueza Noveno Distrito Penal de Audiencia de la capital, Karen Chavarría mandó a juicio este viernes a cuatro mujeres y un hombre, acusados de haber “barrido” con las joyas y dinero que tenía en su casa el abogado Leonel Araica Robleto, de 54 años, después de una noche de copas.

En la resolución dictada después de un impase de aproximadamente diez minutos, la judicial dispuso que Helen Judith Vargas Alemán, su pareja Sergio Molina Vásquez, junto con Scarleth Chavarría Mejía, Laura Martínez Amador y Katherine Hernández Mejía, deberán enfrentar juicio el 28 de enero del 2019.

De los cinco enviados a juicio, cuatro lo esperarán en prisión preventiva y solo Katherine Hernández Mejía podrá hacerlo bajo arresto domiciliar por tener 27 semanas de embarazo.

En la audiencia, los abogados defensores reclamaron que el intercambio de información y prueba fue presentado de manera “extemporánea”, pues según ellos le fue aceptado a la Fiscalía en un plazo superior a los diez días que deben transcurrir entre la audiencia preliminar y la inicial.

Los hechos

La historia del hurto agravado, por el cual el abogado Leonel Araica Robleto denunció a las cuatro mujeres y el hombre, comenzó la noche del 17 de noviembre del año en curso y concluyó la madrugada del día siguiente.

Implicados del robos de joyas y dinero. Ernesto García/END

La sórdida historia tuvo su inicio en la barra de un casino la noche del 17 de noviembre del año en curso, donde Leonel Araica llegó a tomar licor a eso de las ocho y media de la noche.

En ese lugar, el abogado Leonel Araica fue abordado por los acusados Judith Vargas Alemán y su marido Sergio Antonio Molina, quien según la acusación de la Fiscalía persuadieron a la víctima a que se fueran a tomar licor a un bar en Bello Horizonte.

Estando en el bar “BE”, los acusados habrían contactado vía telefónica a Katherine Hernández Mejía, quien habría llegado al lugar antes mencionado para bailar y tomar con el abogado Leonel Araica, según relato del escrito acusatorio.

Mujeres semidesnudas

Una vez que el abogado pagó la cuenta en el bar, él se marchó a su casa en su vehículo, pero los acusados iban detrás de él en un taxi, con quienes siguió tomando licor en su casa, según el relato de la víctima.

A eso de la cuatro de la madrugada del 18 de noviembre, el abogado se habría dado una ducha y al salir del baño se habría encontrado a las tres mujeres semidesnudas en un sofá por lo cual él habría corrido a sacar dos pistolas para obligarlas a que salieran de su casa.

Pero Laura Martínez Obregón, una de las acusadas, habría persuadido al abogado a que desistiera de la idea de sacarlas de la casa y acto seguido le dio una cerveza con la cual el profesional del derecho se quedó dormido.

Esto fue aprovechado por los acusados para robarse de la casa ocho mil dólares en alhajas y 3,500 córdobas que portaba en su billetera, según la acusación presentada en el Juzgado Noveno Distrito Penal de Audiencia de la capital.