• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Una joven de 19 años dio a luz en un servicio higiénico de un hospital público de Jinotega, y luego dejó abandonado al bebé dentro del tanque del inodoro, donde fue encontrado sin vida, informó este sábado la Policía Nacional.

Angie del Carmen Castro, con ocho meses de gestación, usó el servicio higiénico del área de emergencia del hospital público "Victoria Mota", en la ciudad de Jinotega, al norte de Nicaragua, donde dio a luz y allí mismo, dentro del tanque del inodoro, dejó oculto el feto y huyó, según la escueta versión ofrecida por la dirección del centro asistencial a la Policía Nacional.

“La mujer llegó pidiendo un baño y al poco rato salió como si nada”, relató a la Policía una testigo que la vio entrar y salir del hospital”, reveló una fuente vinculada a las investigaciones.

Mientras hay mujeres que ruegan a Dios por un milagro para ser mamá, Ángela del Carmen Castro, de 19 años, abortó a su bebé y luego lo abandonó sin vida en el tanque de un inodoro del hospital público de Jinotega. Cortesía/ END

El bebé muerto fue encontrado por otras pacientes que habían llegado a dar a luz al centro asistencial y este se encontraba en posición boca abajo dentro del tanque del inodoro, con heridas visibles en su espalda, brazos y piernas.

Las autoridades de la Policía Nacional investigan el caso y el paradero de la joven, que, según las autoridades de salud, había ingresado al hospital la tarde de este viernes.

La historia ha conmovido a los habitantes de la norteña ciudad de Jinotega, que se preparan para celebrar las fiestas de fin de año, para despedir el 2018.

Delito de aborto

La muchacha, quien ahora es buscada por la Policía para que responda ante la justicia por el delito de aborto, habría sido inducida a cometer el ilícito por su pareja, Alí Gutiérrez, de 22 años, quien al darse cuenta que ella estaba embarazada, le habría dicho que abortara, expresó una informante quien pidió el anonimato.

La joven Castro también habría tomado la errada decisión de deshacerse de su bebé por temor a que su abuela materna, Agripina Castro, la castigara, según otras pesquisas hechas por la Policía Nacional en Jinotega.

Los encargados de la investigación pidieron auxilio a sus colegas de Managua para que busquen en la capital a Ángela del Carmen Castro, en la casa de su madre, Beyling Castro, donde sospechan que pudo haberse escondido.

El Código Penal de Nicaragua sanciona con pena de uno a dos años de prisión a la mujer que se cause un aborto.