•   Rivas, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

El  departamento de Rivas registró el primer homicidio del 2019, ocurrido en una comunidad fronteriza con Costa Rica, donde un hombre asesinó de tres puñaladas a su compañero de tragos, y después huyó por puntos ciegos hacia territorio costarricense, según reportes oficiales.

El hecho sangriento ocurrió a las 8:10 pm del primero de enero, en la cancha deportiva de la comunidad Río Mena, del municipio de Cárdenas, donde la víctima, Elieth Giovanni Martínez Icabalceta, de 33 años, se encontraba ingiriendo licor con Ariel Antonio Mayorga, pero una discusión entre ellos, provocó el crimen.

Según el informe oficial, conforme la noche avanzaba, fueron aumentando la ronda de tragos, de repente ambos protagonizaron una acalorada discusión que terminó cuando Mayorga le propinó tres puñaladas entre el tórax y el abdomen a su compañero.

Dos puñaladas penetraron en la parte superior del tórax y una en el abdomen, y aunque la víctima fue trasladada inmediatamente a un centro de salud del municipio de Cárdenas, a bordo de un vehículo particular, el hombre falleció en el trayecto, según confirmaron las autoridades del puesto médico a los  familiares.

El informe del médico forense señala que una de las estocadas perforó un pulmón de Martínez y que este falleció segundos después de recibir la brutal agresión por hemorragia masiva.

La policía investiga el crimen y alertará a las autoridades costarricenses de la presencia del criminal en ese país. Archivo/ END

Por su parte el autor del homicidio huyó a territorio costarricense, aprovechando que conoce muy bien ese sector de la franja fronteriza y los puntos que no están vigilados.

La investigación preliminar revela que este miércoles a las cinco de la mañana, el autor del crimen fue visto cuando circulaba por la comunidad de Cecilia, una zona localizada en el vecino país del sur.

La versión del padre de la víctima

El señor Isidro Martínez, padre de la víctima, dijo a El Nuevo Diario que el suceso surgió cuando Mayorga empezó a reclamar por una botella de licor que tenía en una banca de la cancha deportiva.

"Ellos estaban en la cancha de la comunidad, compartiendo unos tragos, de pronto Mayorga pensó que mi hijo le había escondido una botella de licor y le empezó a reclamar, y sin mediar muchas palabras se le lanzó encima para apuñalarlo", relató Martínez.

Asimismo explicó que Mayorga había dejado la botella de licor en una banca y que cuando su hijo pretendía mostrarle donde estaba, este lo atacó.

 Al momento de la agresión, solo se encontraba la víctima, Mayorga y un primo del atacante.

La víctima dejó en la orfandad a dos niños de 7 y 11 años de edad.