•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Las vidas de una pareja de hermanitos de 4 y 2 años se apagaron al haber ingerido presuntamente veneno para eliminar ratones, la tarde del primero de enero, dentro de la vivienda de su padre en el barrio Reparto Shick, de Managua.

Los niños fueron traslados a un hospital capitalino luego del incidente al presentar malestares. Según declaraciones de testigos, las últimas palabras de la niña de 4 años fueron “comí tierra mamá”. Hasta el momento, los vecinos de la vivienda manejan que en un sitio de la casa donde jugaban los niños había unas “cajetas mata ratones”.

Horas después de haber sido ingresada al hospital, la niña falleció y su hermanito menor de 2 años continuó en estado delicado en cuidados intensivos.

Imagen de la parte exterior de la vivienda donde ocurrió la tragedia de intoxicación de los menores. Léster Arcia/ END

La vela de la niña ya se estaba desarrollando en una vivienda de las Américas II, cuando recibieron la trágica noticia de que el menor también había fallecido este miércoles a las 2 de la tarde.

Aún se desconocen las circunstancias en las cuales ingirieron el veneno los menores, pero vecinos del barrio Reparto Shick, deducen que la intoxicación fue con las mencionadas cajetas para matar ratones.

Agentes de la Policía Nacional han realizado investigaciones dentro de la vivienda donde sucedió el hecho y han interrogado a varios habitantes del barrio.

Las honras fúnebres se dieron este jueves en el cementerio Jardines del Recuerdo en Ticuantepe a las 9 de la mañana.

Vista frontal de la vivienda del reparto Shick, donde una pareja de hermanitos ingirió de forma accidental un veneno para matar ratones. Léster Arcia/ END

“Lamentablemente es verdad, sus dos niños murieron, el varoncito murió a las 3 de la tarde de hoy y la niña el primero de enero”, dijo una de las vecinas quien prefirió omitir su identidad.

La madre de los menores es una periodista que laboró meses atrás en un canal de televisión local. Ella habita en las Américas II, sin embargo había llevado a los niños a la casa del progenitor.

En las redes sociales de los padres de los menores, se leen mensajes de solidaridad y cercanía ante el lamentable hecho que los embarga.

"Solo Dios sabe lo que están viviendo porque él también vio morir a su hijo. No puedo más que decirles que solamente en el Señor está la vida y los grandes misterios, a veces inexplicables y hasta difíciles de aceptar, el señor Jesús sea su fortaleza”, posteó Freddy Méndez en el perfil de Facebook del papa de los niños.

Por su parte Rebeca Alfaro, escribió otro mensaje pidiendo que Dios sea el consolador y fortaleza ante esta lamentable tragedia.