•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Un pirómano y un chofer de una mototaxi (caponera), son buscados por la Policía Nacional por ser los principales sospechoso de haber provocado el incendio que el viernes consumió la vivienda de Maribel Manzanares Suárez, de 41 años.

Por la quema del inmueble ubicado en Villa Guadalupe, Distrito II de Managua, la Policía  está tras el paradero de Neftalí Reyes Aguirre, de 25 años, pareja de Maribel Manzanares y de un conductor de una caponera de identidad desconocida.

La mujer, que en su casa tenía una venta de ropa, calzado y una pulpería, estima en un millón de córdobas las pérdidas que le dejó el incendio causado por su pareja con quien recientemente se había reconciliado.

Maribel Manzanares Suárez denuncia ante la policía a su pareja Neftalí Reyes. Ernesto García/ END

Las llamas consumieron muebles, enseres electrodomésticos y el resto del menaje de la casa y la mercadería que tenía Maribel Manzanares en la propiedad.

Manzanares asegura que el fuego también convirtió en cenizas nada menos que C$150,000 (unos cuatro mil dólares), que la afectada guardaba en un ropero en billetes de diferentes denominaciones.

“Esos 150 mil córdobas que tenía en el ropero era dinero con el cual iba a pagar deudas que tengo con los bancos que me dan crédito”, relató la comerciante a los periodistas.

Hombre celoso

Maribel Manzanares narró que a eso de las cinco de la tarde salió a buscar a un electricista para que le hiciera unas reparaciones en su casa y que dejó a Neftalí Reyes al cuido de la casa y el negocio.

Manzanares asegura que el fuego también convirtió en cenizas nada menos que C$150,000 (unos cuatro mil dólares), que la afectada guardaba en un ropero en billetes de diferentes denominaciones. Ernesto García/ END

Pero a los pocos minutos él (Neftalí Reyes) le llamó vía telefónica reclamándole por qué no había regresado, además de imputarle supuestas infidelidades, razón por la cual ella (Maribel Manzanares) regresó a la mayor brevedad posible, relató la perjudicada.

Cuando Maribel Manzanares regresó, su casa ya estaba siendo arrasada por el incendio provocado por el hombre celoso quien roció gasolina en la vivienda, le prendió fuego y le puso llave al inmueble para impedir que los vecinos y bomberos apagaran las llamas.

Manzanares reveló que estando en el hospital, donde fue llevada porque la presión arterial se le subió, recibió una llamada telefónica de Neftalí Reyes quien le habría dicho: “donde estoy (escondido) ni el diablo me encuentra y te voy a mandar 300 mil varas (córdobas) para que volvas a ser doña Maribel”.

Vecinos que presenciaron el incendio aseguraron a los agentes policiales que se presentaron a investigar el incidente, que el chofer de la caponera fue quien transportó a Reyes a comprar la gasolina y lo esperó mientras le prendía fuego a la casa para luego trasladarlo con rumbo desconocido.