•  |
  •  |
  • END

Por la irresponsabilidad de un adolescente de 14 años, la familia Lacayo cierra el año viejo con desconsuelo, dolor y frustración, porque vieron a su padre, Roberto Alfredo Espinoza Lacayo, desbaratado entre la pared y el carro que le quitó la vida la noche del sábado.

El brutal accidente ocurrió a las ocho y 20 de la noche del sábado, de la Iglesia El Calvario, una cuadra al norte, una cuadra al oeste, cuando don Roberto regresaba junto a su esposa, Lucía Ortiz Aguirre, 54 años, de un servicio religioso en el Salón del Reino de los Testigos de Jehová.

La Policía identificó al autor del homicidio culposo como Jonathan Antonio Alemán Zapata, de 14 años, quien además de conducir aparentemente a exceso de velocidad en una calle con baches por todos lados, perdió el control del vehículo a la hora del accidente por falta de pericia.

Alemán conducía el carro Kia, blanco, placas M 112-153, en dirección de oeste a este, en el medio de la calle de forma temeraria, lo que provocó que por falta de pericia se subiera a la cuneta donde caminaba la víctima.

“Todavía el viejo fue un héroe porque para evitar que su esposa saliera lastimada, la empujó, por eso sólo resultó con leves golpes”, relató conmovido ayer Jairo José Lacayo, hijo de don Roberto.

“Cuando llegué, el (socorrista) de la Cruz Roja me dijo que estaba muerto, en Medicina Legal nos informaron que murió por una trauma craneoencefálico y por múltiples fracturas en la pelvis, el fémur y el tórax, estaba desbaratado, lo estrelló contra la pared”, dijo apesadumbrado Jairo José Lacayo.


Vuelta mortal
El comisionado Edgard Sánchez, Segundo Jefe de la Cuarta Delegación de Policía, explicó que el papá del muchacho dijo que le dio el carro a su hijo para que lo guardara en el garaje, pero éste se fue a dar “una vuelta”.

“El caso ya fue remitido a la Fiscalía y pasará al Tribunal de Menores, por homicidio culposo, donde determinaran el fallo”, apuntó el comisionado Sánchez, quien aclaró que el menor está detenido.

Aunque la ley prevé que en este tipo de delitos puede haber mediación, Jairo José Lacayo aseguró no llegaran a ningún arreglo con el adolescente que deberá recibir el castigo que merece por irresponsabilidad de él y de sus padres.

“¿Arreglo?... Si me garantizan que me pueden regresar con vida a mi papá, yo hago arreglo, pero lo mató…Podés hablar de arreglo cuando la persona está viva y te dicen que se van a hacer cargo de los gastos médicos, pero ya muerto ¿qué vas a arreglar?”, insistió Lacayo.

Don Roberto Alfredo Espinoza Lacayo era especialista en reparación de cajas automáticas, trabajaba en el taller “Los Hermanos”, ubicado en el Mercado Oriental. Su vela fue realizada de la Rotonda Santo Domingo, cinco cuadras y media al sur, frente a Llantasa.