•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Ninguno de los tres testigos que presenciaron el crimen que terminó con la vida de Gerald Francisco López Tórrez, de 21 años, la noche del 29 de septiembre del 2017 a la altura del kilómetro 15.5 de la carretera Ticuantepe- Managua logró identificar con certeza absoluta al expolicía, Winston Loáisiga Requene, quien es acusado por el Ministerio Público de asesinato y robo agravado.    

Uno de los testigos presenciales quien observó el crimen a solo un metro de distancia cuando iba entrando a su casa, expresó que él no logró verle el rostro al autor de los tres balazos que terminaron con la vida de Gerald López.

“No pude ver el rostro al motociclista que disparó contra el caponero (Gerald López) porque se lo cubría con un casco y lo único que miré es que vestía una chaqueta color negro”, relató el testigo ante la jueza Irma Laguna.

Otro de los testigos presenciales que brindó su testimonio en el primer día del juicio ante la titular del Juzgado Primero Distrito Penal de Juicio de la capital,  dijo reconocer al acusado (Winston Loáisiga) por lo pronunciado de su nariz.

El juicio por asesinato y robo agravado donde se procesa a Winston Loáisiga seguirá el próximo  16 de enero, después que este jueves la Fiscalía pidió la suspensión del mismo por falta de testigos.  

Los hechos

De acuerdo con la familia de víctima, el día del crimen otro caponero había discutido con miembros de una banda delincuencial, quienes horas más tarde regresaron para matarlo pero este había dejado su mototaxi a López Tórrez, quien se encontraba de espalda, razón por la cual le dispararon, al pensar que era el otro caponero.

El médico forense Walter Cuadra al brindar su testimonio ante la autoridad judicial señaló que la víctima recibió tres impactos de bala, de los cuales dos resultaron letales porque destruyeron el sistema nervioso central.

El expolicía acusado por asesinato en Managua / Ernesto García Uno de los impactos de bala tenía orificio de entrada en el pómulo izquierdo con orificio de salida en el parietal derecho; el segundo proyectil entró en el parietal izquierdo y salió por el temporal derecho (cerca de la oreja) y el tercer balazo únicamente refiló el lado derecho del cuello, precisó el galeno.

El documento forense señaló que los disparos fueron hechos a larga distancia, es decir a 60 metros o más de distancia entre el tirador y la víctima, agregando que la trayectoria de los mismos fue de arriba hacia abajo, de adelante hacía atrás y de izquierda hacía derecha.

Winston Loáisiga Requene,  purga condena en la cárcel Modelo de Tipitapa junto con otros cuatro miembros de una banda delictiva que el 4 de septiembre del 2017 secuestró y asesinó al comerciante, Derwin Sobalvarro Baldelomar. Loáisiga al momento de su detención era policía activo.