• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Un hombre de 29 años y de iniciales F.A.C.U, engrosó este lunes a la lista de padrastros inculpados por abuso sexual en perjuicio de una hijastra. En este caso la víctima es una adolecente de 13 años.

El juez Cuarto Distrito Penal Especializado en Violencia de la capital, Harold Leal, fue quien dictó el fallo de culpabilidad que recayó sobre F.A.C.U. (no se revela el nombre del enjuiciado, porque la víctima es una menor de edad).

Para que el juez Harold Leal llegara al convencimiento de la culpabilidad del procesado fueron determinante los dictámenes de una médica forense y de la psicóloga del Instituto de Medicina Legal, IML.

En el fallo de culpabilidad, el juez especializado en Violencia señala que en los casos de abuso sexual contra menores de edad no es necesario que la víctima brinde su testimonio en el juicio; “porque si así fuera muchos casos quedarían en la impunidad”.

Pruebas

Durante el juicio la Fiscalía aportó como pruebas el dictamen de psicología forense, donde se indica que el relato de la víctima es creíble y coherente, agregando que no es producto de la imaginación.

En la pericia médica se detalla que la adolescente presenta daño en su integridad psíquica que ha causado en ella ideas suicidas y que el perjuicio en su salud mental está asociado a la agresión sexual vivida.

Al referirse al examen físico practicado a la menor de edad en el Instituto de Medicina Legal (IML), el juez Leal señala que la víctima refirió a la forense que había sido objeto de tocamientos lúbricos.

El juez también tomó como prueba incriminatoria la denuncia que la abuela paterna de la niña presentó en la Policía Nacional, y el documento de consentimiento previo que ella firmó en el IML.

Pena máxima

Una vez que se conoció el fallo de culpabilidad que F.A.C.U escuchó de brazos cruzados y mirando fijamente hacía el estrado donde estaba el juez, la representación del Ministerio Público pidió que sea castigado con 12 años de prisión.

La docena de años de privación de libertad pedida por la representación fiscal para el padrastro abusador, es la única pena a imponer a quienes incurren en este delito, según el artículo 172 del Código Penal.

Mientras que el abogado defensor pidió la pena mínima de cinco años de prisión para F.A.C.U, quien hasta el final del juicio se mantuvo alegando su inocencia.