• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Una mujer de 59 años quedó en prisión preventiva este sábado, acusada por tráfico interno de estupefacientes, tras ser arrestada por la Policía Nacional desde la semana pasada, cuando caminaba en una calle del barrio Las Torres, cercano a la costa del Lago Xolotlán, en Managua.

Cuando menos se lo imaginó, Lidia del Carmen Aguilar Potoy, fue presa de los nervios, y eso fue determinante para que agentes policiales que patrullaban ese barrio, la notaran sospechosa y al pedirle que mostrara el contenido de un bolso, le descubrieron que trasegaba con 13 tacos rectangulares de marihuana.

Los tacos empaquetados de forma rectangular, estaban cubiertos en cinta adhesiva y al hacer la prueba de campo, dio positivo para marihuana y el total de la droga tuvo un peso de 5,192 gramos, según la acusación presentada ante el Ministerio Público contra Lidia Aguilar Potoy.

Lidia Aguilar Potoy, detenida con 12 paquetes rectangulares de marihuana en un barrio de Managua. Orlando Valenzuela/ END

La mujer, a quien la Policía descubrió en su actividad ilícita, llevaba la sustancia prohibida en un bolso color verde con la leyenda “por un planeta mejor”, refiere la acusación de la Fiscalía.

En la acusación presentada en el Juzgado Segundo Distrito Penal de Audiencia de Managua, se asegura que Lidia Aguilar Potoy es una reconocida expendedora de estupefacientes.

Por los hechos antes referidos el juez Séptimo Distrito Penal de Audiencia de la capital, Abelardo Alvir Ramos, le dictó la prisión preventiva a Lidia Aguilar Potoy y le programó audiencia inicial para el próximo 22 de febrero.

Esta es la segunda ocupación de una cantidad considerable de droga a una mujer en Managua en lo que va del año.

La primera ocupación de varios tacos de marihuana ocurrió el 14 de enero, en un tramo del mercado Oriental.

En la fecha antes referida, la Policía encontró en el tramo de Patricia Suárez López, 52 paquetes de marihuana que según la comerciante, le dio a guardar un hombre de identidad desconocida que ese día llegó a su negocio.

La marihuana, cuyo peso no fue dado a conocer por las autoridades policiales del Distrito Uno, ubicado en el mercado Oriental, estaba oculta entre las frescas verduras que Patricia Suárez ofertaba al público.