•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Un misterio sigue siendo el móvil del crimen que terminó con la vida del taxista, Carlos García Amador, de 58 años quien hace una semana fue ultimado de dos impactos de bala a manos de un pasajero.

Por el crimen del obrero del volante cuyo cuerpo sin vida fue encontrado en el asiento del conductor dentro del taxi placas M06458, este martes la Fiscalía acusó por homicidio a Yelvin Medina Ojeda, de 28 años.

En la acusación presentada en el Juzgado Séptimo Distrito Penal de Audiencia de Managua, no se indica cual o cuales fueron los motivos que habría tenido Yelvin Medina para matar a Carlos García.

Según la acusación, Yelvin Medina para cometer el crimen utilizó una pistola propiedad de su padre, Denis Mejía Medina, con la cual le disparó dos veces a corta distancia.

Uno de los proyectiles le penetró en el pómulo derecho a la víctima (Carlos García Amador) y otro en la ceja del mismo lado”, según la acusación donde la Fiscalía le imputa a Medina los delitos de homicidio y portación ilegal de armas.

Las balas que cegaron la vida de manera inmediata del  taxista de 58 años, le causaron un trauma craneoencefálico  y le destruyeron la bóveda craneal, refieren la autopsia que respalda el escrito acusatorio del Ministerio Público.

Durante la audiencia preliminar, Yelvin Medina estuvo asistido por un abogado de la Defensoría Pública, quien no se opuso a la aceptación del escrito acusatorio y pidió el arresto domiciliar para el imputado.

Al final de la audiencia preliminar el juez Abelardo Alvir Ramos, le dictó la prisión preventiva a Yelvin  Medina y le programó audiencia inicial para el próximo 21 de febrero a las 10 y 45 minutos de la mañana.

La muerte de Carlos García Amador, es el primer crimen de un taxista en Managua en el transcurso del año 2019; en el 2018 dos obreros del volante fueron asesinados y uno en el 2017. En los casos del  2018 el móvil del crimen fue el robo.