Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Redacción Central

María Estela Montoya se comunicó telefónicamente con EL NUEVO DIARIO para explicar que su hermano Francisco Javier Montoya Castillo, no discutió con Cosme López Barrera el día en que éste lo mató, en la comarca de Kuskusma.

Doña María Estela explicó que a su hermano lo mataron a las diez y media de la noche del 24 de diciembre, cuando éste estaba en la casa de Crescencio Medina López esperando el momento de disfrutar la cena navideña.

“Él (Francisco Javier) se sentó en la grama a jugar con los niños, el asesino salió de la misma casa (de Crescencio) y le disparó sin decir palabra”, agregó doña María Estela, explicando que entre víctima y victimario no hubo ninguna discusión por semovientes, como inicialmente se había informado.

La bala (de revólver calibre 38) le traspasó el corazón a Montoya Castillo y le salió por debajo del estómago.

Pero, además, doña María Estela aprovechó la oportunidad para decir que el triple crimen donde perdieron la vida María Faustina López Barrera, Paulino López Medina y Ezequiel López Medina, no está aclarado porque aún no han capturado a los armados que los mataron la noche del 25 de diciembre, en Kuskawas, Matagalpa, por lo que no se puede afirmar que se trata de una venganza personal, como informó la Policía y la Inteligencia Militar del Ejército días atrás.

Según las autoridades, los asesinos que mataron a estas tres personas los torturaron preguntándoles dónde estaba Cosme López, pero ni éste ni los otros criminales han sido capturados aún. Esto último fue confirmado por doña María Estela.