•  |
  •  |
  • END

LAS MINAS, RAAN

Un asaltante muerto y una víctima herida fue el saldo de un aterrador asalto frustrado que ocurrió en la comunidad Sullivan, municipio de Rosita, Región Autónoma del Atlántico Norte.

El delincuente no portaba ningún documento de identidad en sus bolsillos, y ni los habitantes de Sullivan ni los de las comunidades vecinas lo conocen.

Según un informe policial dado a conocer este fin de semana, Esteban Reyes Dormus, propietario de la pulpería que el delincuente pretendía asaltar, resultó herido en el brazo derecho.

El ladrón llegó junto a otro hombre con la clara intención de robar, irrumpieron y dispararon fuera y dentro del hogar del comerciante, que queda junto al local donde funciona la pulpería.

Reyes se encontraba desarmado en el momento que los dos delincuentes penetraron a su casa, donde de forma sencilla celebraba el cumpleaños de su esposa junto a dos menores hijos, pero después que los asaltantes lo hirieron, en cuestión de segundos se arrastró hasta su cuarto y su mano derecha alcanzó el revólver calibre 38 para disparar sobre uno de los antisociales.


Lo enterraron en la escena del crimen
El malhechor trato de huir “pegado”, pero tropezó con varios alambres de púas y no pudo correr largo, a diferencia de su compinche, no identificado hasta ahora, quien logró huir montaña adentro en medio de la oscuridad de la noche.

El delincuente fallecido tiene unos 26 años, mide casi 5.4 pies de altura, es de tez blanca, delgado, pelo corto y ojos negros, apenas empezaba a tener bigote, vestía un pantalón negro, calzaba botas de hule, en el pie izquierdo tenía puesta una calceta negra y en el derecho una blanca.

El cadáver presenta tres disparos, uno de ellos le impactó a la altura de la tetilla izquierda, otro le perforó la muñeca izquierda y uno más le desbarató el dedo anular de la mano derecha.

El cuerpo fue encontrado el sábado por la mañana, a unas ochenta varas del costado derecho de la pulpería, por un adolescente que buscaba cómo ponerle el lazo a una mula.

Los habitantes de la comunidad cavaron una sepultura y lo envolvieron en un plástico ensangrentado, para enterrar al desafortunado ladrón por la tarde del mismo sábado.

La Policía investiga el caso y una de sus prioridades es identificar al difunto, confirmaron por separado los jefes de Auxilio Judicial en Las Minas y Rosita, subcomisionado Ronald López y teniente José Alex Chacón.