•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Tres traficantes de migrantes ilegales que contactaban a sus víctimas a través de la red social Whatsapp, han sido sentenciados por una jueza de Managua a siete años de prisión.

Los sentenciados son Juan Maradiaga Jarquín, Ramsés Murillo Sandoval y Sheyla Castillo Obando.

En la sentencia dictada por la jueza Décimo Tercero Distrito Penal de Juicio de la capital, Fátima Rosales González, se establece que los tres sentenciados terminarán de cumplir sus penas el 29 de agosto del año 2025.

bb

Además, en la resolución condenatoria, la judicial ordena que los tres inculpados a pagar una multa de 44.646 córdobas cada uno, que equivale a 660 días del salario mínimo del sector industrial.

La sanción económica deberá ser cancelada por Juan Maradiaga Jarquín, Ramsés Murillo Sandoval  y Sheyla Castillo Obando en un plazo de 30 días, una vez quede firme la sentencia.

Los hechos

Los tres condenados fueron capturados el 27 de agosto del 2018 cuando esperaban en el Aeropuerto Internacional de Managua a Wilmer Andrés Luvisupa Nieves, de origen ecuatoriano, a quien le estaban cobrando 1,200 dólares por tenerlo oculto en territorio nacional, para después ser llevado a Honduras, a través de puntos ciegos en esa zona fronteriza.

Las pruebas

Para demostrar la culpabilidad de los tres sentenciados en el juicio, la Fiscalía aportó como pruebas la relación de llamadas telefónicas y mensajes de texto y de voz a través de la red social de Whatsapp.

En el juicio salió a relucir que los tres condenados son parte de una banda de traficantes de migrantes ilegales.

Además, la Fiscalía aportó como pruebas contra los acusados las 41 imágenes de vídeo de las cámaras de seguridad de la terminal aérea y el testimonio de personal de seguridad del aeropuerto capitalino.

Para determinar la culpabilidad de Sheyla Castillo Obando, se mostró como evidencia los mensajes vía Facebook donde ella propone a Wilmer Luvisupa Nieves ayudarle a trasladarse a Estados Unidos de manera ilegal.

En el juicio salió a relucir que los tres condenados son parte de una banda de traficantes de migrantes ilegales, liderada por un sujeto de nacionalidad hondureña.