•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

La Policía de Nicaragua detuvo a Elmer Casco Centeno, conocido popularmente como “Mayón” por ser el principal sospechoso de la muerte del agente Roberto José Padilla Ardón, de 43 años.

El suceso ocurrió en la comunidad El Galope, municipio de El Cuá, en el departamento de Jinotega.

De acuerdo con un comunicado difundido por las autoridades, el sospechoso realizó varios disparos que impactaron en el tórax al uniformado luego que él se presentara en una patrulla policial para atender el llamado de auxilio de la ciudadana Flor de María Rivera Centeno, quien estaba siendo agredida físicamente por Casco Centeno, quien es conyugue de la mujer.

Según la versión policial, el padre de la mujer fue quien se movilizó hasta la delegación policial para denunciar a Casco Centeno, quien al observar que los policías se dirigían en una patrulla hacia la casa donde convivía con Flor de María Rivera, realizó varios disparos.

De acuerdo con información preliminar, al momento del ataque al oficial, Flor de María Rivera ya se había marchado del lugar y que al conocer que su suegro interponía la denuncia, Casco Centeno se encerró en el inmueble y esperó a los uniformados para atacarlos.

Al momento del ataque Padilla Ardón viajaba en la parte delantera de la patrulla y los impactos fueron mortales.

Posteriormente al hecho, el sospechoso huyó del lugar pero según la familia de la víctima, horas más tarde una patrulla policial lo capturó y que el caso fue remitido ante el Ministerio Público, para que sea esa instancia que ejerza la acción penal en su contra.

Casco Centeno de 31 años, es originario de la comunidad San José, jurisdicción de El Cuá y fue capturado en una zona cercana.

Hasta el momento se desconoce si Flor de María Rivera denunciará a Casco Centeno por violencia intrafamiliar.

El policía Roberto José Padilla Ardón era originario de Ocotal Nueva Segovia, donde fue sepultado este lunes luego de un acto póstumo.

El agente que fue ascendido de sub oficial a sub Inspector deja dos hijos en la orfandad, uno de 17 años  y el otro de 9.

El agente tenía más de 7 años de pertenecer a las filas policiales. En primera instancia hizo sus servicios en el departamento de Nueva Segovia para luego ser trasladado a la delegación del departamento de Jinotega. Sus últimos meses de servicio los realizó en el municipio de San Sebastián de Yalí y en El Cuá.