•  |
  •  |
  • END

EL RAMA

Felipe Vargas Sánchez, de 30 años, padre de la bebita Fidelina Esmeralda Vargas González, de dos años, confesó que primero la violó, luego la asfixió y por último la desmembró
El crimen fue descubierto nueve días después de ocurrido porque partes del cuerpo de la niña estaban flotando en una laguna.

Según el informe policial brindado por el jefe de la Policía Nacional de El Rama, mayor Tomás Enrique Bárcena Zapata, en las entrevistas realizadas al sujeto, éste confesó cómo mató a su hija.

Lo primero que hizo fue abusarla con los dedos, pero al ver que sangraba y lloraba, la amordazó con ropa y le tapó la nariz hasta asfixiarla.

Después la llevó al monte, al llegar a una laguna fangosa en un potrero, la sumergió y la sujetó con objetos pesados.

Testigo amenazada

Desde ese día (18 de mayo) la niña desapareció de su casa, ubicada en la comarca La Palmera, a unos cinco kilómetros al oeste de El Rama, en la parte rural.

Luz Marina González Rivera, de 24 años, madre de la niña, no pudo soportar lo que ella guardaba en su interior y que había ocultado durante nueve días, y denunció que su compañero de vida le había dicho que no buscara más a su hija, porque él la había matado.

“Si se te ocurre decirlo a la Policía Nacional, te mato”, supuestamente le dijo el parricida a González.

El mayor Bárcena expresó que el Instituto de Medicina Legal confirmó que la muerte de la niña fue por asfixia mecánica, lo que coincide con la versión brindada por su progenitor.

Este individuo ya está a la orden del Ministerio Público por parricidio y amenazas de muerte. La principal testigo de cargo es la madre de la niña.