•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Dos hombres que por casualidad ambos tienen 35 años, fueron sentados este fin de semana en el banquillo de los acusados, para responder por separado, por el delito de abuso sexual en perjuicio de sus hijastras, que por coincidencias, ambas tienen 13 años.

Las acusaciones contra  los sujetos de iniciales  C.C.M y A.J.R fueron presentadas en el Juzgado Tercero Distrito Penal Especializado en Violencia de la capital, donde la autoridad judicial impuso la prisión preventiva para ambos indiciados.

Ambos acusados no se conocen entre sí, y pertenecen a estratos sociales diferentes, pero por cosas del destino coincidieron en el mismo juzgado, y por el mismo delito.

C.C.M acusado de abuso sexual en perjuicio de su hijastra, de 13 años. Ernesto García/ END

Cabe aclarar que en estos casos no se revela la identidad de los acusados para evitar revictimizar a las víctimas, según lo establece la  Ley 779, que castiga la violencia hacia la mujer y los tratados internacionales que ha suscrito  Nicaragua.

Primer caso

El primero en ser sentado en el banquillo de los acusados fue C.C.M, a quien la Fiscalía acusa de haber incurrido en el delito de abuso sexual en perjuicio de su hijastra de 13 años, hace dos semanas, refiere el escrito acusatorio.

Los hechos por los cuales C.C.M quedó en prisión preventiva a la espera de la audiencia inicial programada para el próximo 2 de abril acontecieron cuando la mamá de la víctima estaba fuera del país por razones de trabajo.

En uno de los casos, la niña le advirtió al abusador que lo delataría con su progenitora, pero él le dijo: “nade te va a creer, porque tu mamá solo a mí me cree”, refiere la acusación de la Fiscalía. (Imagen refrencial).

En este caso, la Fiscalía respalda su acusación con el testimonio de la víctima y dictamen de psicología forense en el que se indica que el relato de la menor de edad es creíble y que está relacionado con los hechos acusados.

Segundo acusado

El  Ministerio Público también sentó  en el banquillo de los acusados a  A.J.R.,  quien durante el periodo comprendido entre 2017 y 2019 abusó sexualmente de su hijastra de 13 años al menos tres veces.

En este caso los abusos sexuales, que acontecieron en un barrio de la zona oriental de Managua, ocurrieron cuando la madre de la víctima salía a trabajar para ayudar a la manutención de sus menores hijos.

En este caso, cuando la niña le advirtió al abusador que lo delataría con sus progenitora, él le dijo: “nade te va a creer, porque tu mamá solo a mí me cree”, refiere la acusación de la Fiscalía.

Al igual que en el primer caso, el juez Edén Aguilar impuso la prisión preventiva al acusado y también le programó la audiencia inicial para el próximo 2 de abril a las 11 de la mañana.