•   Tegucigalpa, Honduras  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

La Policía Nacional de Honduras se incautó este lunes de 1.450 libras (659 kilos) de marihuana en una aldea del sur del país, que al parecer sería llevada a Nicaragua, informó una fuente oficial.

La incautación se hizo en la aldea El Jocote, municipio de San Marcos de Colón, en el departamento de Choluteca, limítrofe con Nicaragua.

La droga, según el informante, iba oculta en 29 sacos, que fueron abandonados con el vehículo por las personas que la transportaban, quienes se dieron a la fuga al descubrir la presencia policial.

Las fuerzas del orden fueron alertadas a través de una llamada al teléfono oficial 911 y de inmediato se inició una persecución contra el vehículo que llevaba la droga, añadió la misma fuente. Al verse acorralados por agentes de la Fuerza de Seguridad Interinstitucional Nacional (Fusina), los individuos que iban en el vehículo decidieron huir y dejarlo abandonado.

El alijo, envuelto en paquetes sellados con cinta adhesiva, fue llevado a la Dirección Policial de Investigaciones en la ciudad de Choluteca. Según las autoridades, la droga sería llevada a "un punto ciego" de la frontera con Nicaragua para ingresarla a ese país. Ninguna persona fue capturada en la operación de la Fusina en la zona. El pasado día 19 las autoridades hondureñas detuvieron a tres colombianos que se transportaban en una lancha rápida 6,8 kilos de marihuana y 15.000 dólares, en aguas del Caribe.

Policía de Honduras destruye drogas / imagen referencial El hecho se registró en el departamento de Gracias a Dios, este del país, fronterizo con Nicaragua, por agentes de la Fusina, indicó entonces la Policía Nacional en un comunicado. Los detenidos fueron identificados como Oscar Villafañe, Raúl Arrolló Archbold y Rafael Suazo Álvarez, todos de nacionalidad colombiana.

Los sudamericanos fueron capturados luego de una operación de "vigilancia y seguimiento" después de que las autoridades recibieron una llamada anónima, según la Policía hondureña. La detención se dio como parte de la "Operación Morazán II", emprendida en enero por el Gobierno hondureño para reforzar la seguridad en el país.

El día 22, una avioneta, que las autoridades de Honduras presumen transportaba drogas, fue hallada incendiada en el caribeño departamento de Cortés, fronterizo con Guatemala, informó la Fusina. La portavoz de la Fusina, Eny Vega, dijo a periodistas que la aeronave fue hallada incinerada en una playa entre el sector de Punta Sala y Bajamar, jurisdicción de Puerto Cortés, luego de recibir una denuncia al número de emergencia 911.