•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Sin coartada quedó la rusa Ellis Leonidovna Gonn, al ser reconocida en juicio por el sacerdote Mario Guevara como la mujer que le roció el rostro y otras partes del cuerpo con ácido sulfúrico el 5 de diciembre de 2018, después de que el religioso la confesara en la catedral Inmaculada Concepción de María, en Managua.

El religioso, quien declaró como testigo víctima en el juicio contra Ellis Leonidovna, explicó a la autoridad judicial que la mujer de origen ruso después que la confesó, le pidió que le bendijera una imagen de la Virgen María.

La mujer enfrenta cargos por lesiones graves en perjuicio del sacerdote y exposición de personas al peligro en contra del feligrés Roberto Pineda, quien fue el primero en auxiliar al padre.

Elis Leonidovna Gonn, es la mujer de supuesto origen ruso, que atacó al sacerdote el pasado 5 de diciembre en la catedral de Managua. Archivo/ END

"Miré que en una cajita andaba una imagen y le dije: sí, te la voy a bendecir, pero en ese momento sentí que me cayó algo como agua hirviendo y pegué gritos”, relató el religioso.

Seguidamente el padre Mario Guevara, de 55 años, narró que la mujer de origen ruso le lanzó otra porción del ácido sulfúrico en el rostro, brazos y pies, agregando que escuchó a los feligreses pegar gritos.

"Después me llevaron a la sacristía y después no supe nada más, manifestó el presbítero ante la jueza suplente Sexto Distrito Penal de Juicio de Managua, Aracely Rubí.

El padre Mario Guevara también relató que su agresora después que la confesó y antes que lo rociara con el ácido sulfúrico, le manifestó que recién había tenido un fracaso en la relación con su novio y que dos veces había querido suicidarse.

"Yo le dije que no hiciera eso (suicidarse), porque tenía una niña a quien cuidar", expresó el padre Mario Guevara.

Aunque la fiscal auxiliar, Guiselle Borgen, no le preguntó si en la sala de audiencia estaba la persona que le causó las lesiones graves, el religioso dijo reconocer a Ellis Leonidovna por los tatuajes que tiene en los brazos.

El también vicario de la catedral Inmaculada Concepción de María, indicó que igualmente reconoce a Ellis Leonidovna por ser una persona de rostro alargado.

VESTIMENTA DESTROZADA

En el juicio, que a petición de la Defensoría Pública se realiza a puerta cerrada, también declaró la perito bióloga de la Policía Nacional, Thelma Cruz Sánchez, quien reveló que durante las investigaciones, Ellis Leonidovna les confesó que el químico con el cual agredió al padre Mario Guevara lo compró diciendo que lo quería para destaquear un inodoro.

La perito policial señaló que el potente químico destrozó la vestimenta del sacerdote, que en ese momento vestía su sotana y estola.

En la segunda audiencia del juicio, también brindó su testimonio la oficial de la Policía, Enid Salazar Guerrero, quien explicó que el referido ácido es una sustancia de uso muy riesgoso, pues por su alto poder corrosivo puede causar quemaduras en la piel con daño irreparable.

Enid Salazar también explicó que la ingesta del referido ácido provoca la caída de piezas dentales, edema pulmonar y lesiona el sistema digestivo, y termina causando la muerte.

Para el próximo martes 9 de abril,  a partir de las  2:00 de la tarde, está programada la continuación del juicio a puerta cerrada.

ATAQUE EMPEORÓ INSUFICIENCIA RENAL

El padre Julio Romero, quien también es vicario en la catedral de Managua, afirmó que las quemaduras de segundo y tercer grado que sufrió el padre Mario Guevara, le aceleraron un proceso de insuficiencia renal.

"Hasta antes de la agresión se estaba considerando la posibilidad de un tratamiento para combatir una insuficiencia renal, pero hoy en día al padre Mario se le hacen hasta tres hemodiálisis a la semana", señaló el padre Romero.