•  |
  •  |
  • END

Una trifulca que se registró la noche del sábado en el barrio “René Polanco” dejó como resultado a dos personas fallecidas, una niña en estado crítico y cuatro lesionados más.

Agentes de la Quinta Delegación de Policía se presentaron de la cancha una cuadra y media, donde en la vía pública cayó sin vida por dos impactos de bala el joven Rolando Enrique Cisneros Aguirre, de 23 años.

Según una fuente que investiga el hecho, un testigo manifestó haber visto a dos muchachos que iban detrás del fallecido, con arma de fuego, y minutos después se escucharon las detonaciones.

Familiares y vecinos de Cisneros, quien supuestamente era miembro de la pandilla “Los Puenteños”, no permitieron en un inicio que los agentes del orden realizaran su trabajo investigativo. Hubo un enfrentamiento verbal hasta que la familia de Cisneros se quedó con el cuerpo sin permitir que fuera remitido al Instituto de Medicina Legal.

La misma fuente comentó a EL NUEVO DIARIO que se investiga cómo es que una niña de siete años, de iniciales H.G.C., resultó con un impacto de bala en la sien derecha.

La pequeña fue trasladada al Hospital “La Mascota”, pero por su estado grave fue remitida al Hospital “Antonio Lenín Fonseca”. Además de la niña, hay otras cuatro personas lesionadas en el mismo incidente.

Otro muerto…

Minutos más tarde, en ese mismo barrio, fue herido Germán Tomás Alvarado, de 21 años, alias “El Zancudo” o “El Loco”, el que fue llevado de emergencia al Hospital “Roberto Calderón” para salvarle la vida, pero no hubo nada que hacer, ya que llegó muerto.

Una patrulla policial llevó el cuerpo hasta el Instituto de Medicina Legal. Según la misma fuente, Alvarado era miembro de la pandilla “Los Cholos”, aunque sus familiares afirmaron que el joven estaba saliendo de un culto religioso a la hora de la tragedia.

Este fin de semana, en el Reparto Schick, tres personas perecieron de forma violenta, todos --según información preliminar-- eran miembros de pandillas. La Policía investiga si todas las muertes están relacionadas.

Familiares de las víctimas fatales se culpaban entre sí, por lo que la Policía está efectuando un plan de emergencia para evitar más violencia en el barrio.