•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Una amenaza de bomba la tarde de este jueves en un tribunal de justicia de San Carlos, Alajuela, Costa Rica, obligó a la jueza Segundo Distrito Penal de Juicio de Managua, Adela Cardoza Bravo, suspender el juicio donde se procesa al nicaragüense, Moisés Sándigo Fernández, acusado de haber asesinado a tres costarricenses el 8 de febrero del 2013 en el vecino país.

La amenaza de bomba fue reportada a través de una llamada anónima recibida a las 2 y 20 minutos de la tarde en el tribunal costarricense, según comunicación oficial del Complejo Judicial Central de Managua.

En la nota de prensa dada a conocer por la Dirección de Prensa del Complejo Judicial Central de Managua, donde se reciben los testimonios de los testigos a través de video conferencia, se indica que la jueza Cardoza estaba recibiendo el testimonio de un perito policial de ese país, cuando de manera abrupta el declarante y las otras personas que estaban en la sala salieron presuroso del local.

Ante el inesperado hecho, la jueza nicaragüense al igual que el representante de la Fiscalía y el abogado defensor que observaron lo sucedido en la video conferencia, quedaron desconcertado por lo cual la judicial ordenó un receso de varios minutos.

Retornada la normalidad, las autoridades costarricenses informaron a la jueza Adela Cardoza que todo se debió a una amenaza de bomba en la sede del tribunal tico, que obligó a la evacuación de los 320 empleados judiciales que alberga el edificio de tres pisos.

El proceso judicial donde la Fiscalía acusa a Moisés Sándigo por el triple asesinato y robo agravado inició el 29 de marzo, del año en curso.

La existencia de la bomba fue descartada por las autoridades costarricenses, una hora después, llegando a la conclusión de que se trató de una falsa alarma que ahora es investigada por las autoridades policiales del vecino país del sur.

Debido a la situación antes narrada, la jueza Adela Cardoza suspendió la audiencia del juicio y programó para este viernes 12 de abril la continuación del mismo, según la comunicación oficial.

El proceso judicial donde la Fiscalía acusa a Moisés Sándigo por el triple asesinato y robo agravado inició el 29 de marzo, del año en curso, cuando a través del sistema de video conferencia, se presentaron los alegatos de apertura del juicio por los asesinatos del empresario costarricense Geovanny Soto Ruiz, de 52 años y sus hijos Emmanuel y Juan Mauricio Soto, de 20 y 29 años.