•  |
  •  |
  • END

“Quedó desbaratado, la bicicleta inservible, la verdad que fue un horror, y ese hombre --el conductor de la camioneta-- sin importarle que había dejado el cuerpo de una persona, se fue a su casa como si nada”, dijo con la voz entrecortada Juan Pérez, uno de los vecinos que llegó a la vela de Domingo Javier López Rivas, de 35 años.

López pereció de forma instantánea al ser impactado por el conductor de la camioneta Toyota Hilux, plateada, placas M 109-954, identificado como Ricardo José Rivera Bermúdez, de 47 años.

El teniente Lizandro Ocón, jefe de Tránsito de la Quinta Delegación de Policía, dijo que llegaron hasta el Residencial Bosques de Capistrano, para detener a Rivera, quien después del accidente huyó.

“El accidente fue a la una de la madrugada de hoy” -- domingo—“el conductor de la camioneta circulaba de norte a sur, a alta velocidad y en aparente estado de ebriedad, por lo que se realizará la prueba de alcohol”, indicó el teniente Ocón.

Para Janet Cajina, esposa de Domingo López, será muy difícil reponerse de esta pérdida, ya que su marido era quien con su trabajo de albañilería llevaba el sustento al hogar. Deja en la orfandad a una niña de tres años y a un niño de siete. En sus tiempos libres, Domingo jugaba béisbol y fútbol.

Según varios vecinos que estaban en la vela, todas las noches viven una pesadilla desde el kilómetro 10 y medio hasta el kilómetro 14, ya que los conductores creen que son los únicos en la vía y viajan “como alma que se lleva el Diablo”.

Su última visita

Otra víctima de accidente fue la señora Josefa Artola Orozco, de 56 años, quien regresaba a su casa en el barrio “José Dolores Estrada”, después de visitar a su esposo, que estaba ingresado en el Hospital “Alemán Nicaragüense”.

Todo hace indicar, según datos de testigos, que el accidente lo provocó una camioneta Toyota Hilux, cuyo conductor se dio a la fuga. El hecho se registró de la Siemens, una cuadra al este, a las siete y media de la noche. A doña Josefa le sobreviven tres hijos, y habitaba de los semáforos de la Maber cuatro cuadras al norte.