•   Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

La Policía de Costa Rica realiza un operativo para dar con el paradero de dos nicaragüenses, quienes son señalados como sospechosos de la muerte de dos costarricenses en Cartago.

El hecho sucedió la noche del domingo 21 de abril en la zona llamada Orosi.

Según las versiones de los familiares, los dos nicaragüenses trabajaban desde hace dos años para los ahora fallecidos Oldemar Méndez Obando de 72 años y su hijo William Méndez Obando de 38 años, quienes vivían en una finca de la localidad.

Eliécer Brenes, familiar de los fallecidos. Cortesía/END

Los familiares de las personas fallecidas aseguran que los cuatro venían de una pelea de gallos. Por algún motivo iniciaron una discusión, la que terminó con un ataque de arma blanca y el asesinato de los dos costarrisenses.

Según medios locales, el primero en ser herido fue Oldenar Méndez, quién al querer defender a su hijo también resultó herido mortalmente.

Las víctimas fallecieron cuando eran trasladadas a un centro médico.

“Ellos andaban en peleas de gallos. Él y dos paisas (nicaragüenses). Vinieron a la casa y se sentaron en una mesita a comer, diez minutos y los muchachos ya estaban muertos. No se sabe por qué fue el motivo”, dijo Eliécer Brenes, quién se identificó como familiar de las víctimas.

Calle de Orosi, zona de Cartago donde sucedió el asesinato. Cortesía/ENDBrenes dijo que los dos nicaragüenses tenían dos años de trabajar con los fallecidos y se veían buena gente. Según el tico, nunca habían tenido ningún problema en el barrio.

“Lo que si manejo es que la gracia de Dios, se cumplirá. Las personas que cometieron ese tremendo crimen tendrán que pagarlo. Para mí una de esas personas que murieron era como mi padre. Desde pequeños nos criamos juntos. Nos sacó adelante a todos los vecinos, enseñándonos buenos modales y respeto hacia los demás”, dijo Lorenzo Chinchilla, familiar de las personas fallecidas.

Chinchilla no tiene idea de lo que pudo ocasionar la discusión, pero dice que espera en Dios que se haga justicia para sus familiares.

Según los testigos, los nicaragüenses se dieron a la fuga, mientras las autoridades costarricenses mantienen un operativo para dar con su paradero.