•   Rivas, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Un joven de 18 años admitió en los juzgados de la ciudad Managua, que trató de ultimar a su cónyuge de 15 años con el pico de una botella de vidrio que le quebró en la cabeza, cuando ambos se encontraban en un bar ubicado en la frontera de Peñas Blancas.

En dichos acontecimientos, la quinceañera de iniciales A.R.U, logró escapar milagrosamente de la muerte, gracias a la intervención de personas que se encontraban en el lugar.

Producto de la agresión, resultó con más de una decena de heridas en diferentes partes de su cuerpo.

Tras el violento ataque, la quinceañera fue trasladada de emergencia al hospital rivense, mientras que su cónyuge Andy Josué Lara Hebbert fue detenido y posteriormente acusado en el Juzgado de Distrito Penal de Audiencias y Especializado en Violencia de Genero de Rivas, por femicidio en grado frustración y lesiones psicológicas leves.

Heridas que le quedaron a la quinceañera de iniciales A.R.U., tras intento de asesinato de su pareja. Cortesía/ENDDe acuerdo con el expediente judicial, Lara le propinó a la quinceañera tres heridas en la parte derecha del cuello, dos en la mejía y una en la oreja del mismo costado, cuatro en el brazo derecho y las otras se localizan en sus manos, tórax y región clavicular.  

La acusación presentada por el Ministerio Público relata que el intentó de femicidio se registró a las 10:00 pm del 23 de febrero del presente año, tan solo 12 horas después que la quinceañera, le manifestara a Lara, que ya no quería nada con él.

Según la acusación, la quinceañera convivía en la zona fronteriza de Peñas Blancas, con el imputado desde el pasado mes de diciembre.

 “A mediados de enero del 2019 Andy Josué Lara Hebbert inició a ejercer actos de violencia  en perjuicio de la víctima con la intensión de denigrarla y causarle daño psicológico”, señala la acusación.

El autor también decía a su pareja que si no quería estar con él, no iba a estar con nadie y le gritaba palabra soeces.

La quinceañera, cansada de las ofensas y amenazas, le manifestó a las 10:00 am del 23 de febrero que ya no quería continuar a su lado.

De acuerdo con el expediente judicial, la decisión de la quinceañera enfureció al imputado y a las 7:00 pm de ese día que la miró en el bar El Mesón, en la frontera de Peñas Blancas, procedió a insultarla.

La discusión se puso tensa cuando el joven le recordó que si no era de él no sería de nadie.

Tres horas después, “no satisfecho de dichas amenazas y ofensas, procedió a llevar a cabo sus deseos de privar la vida de la víctima”, señala la acusación del Ministerio Público.

El acusado decidió acortar el proceso judicial en su contra admitiendo los hechos antes de ser remitido a juicio.

Ayer miércoles fue citado a los juzgados para el debate de pena, pero la audiencia se reprogramó, debido a la ausencia del abogado defensor.