•   Rivas, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

El cadáver de una nicaragüense asesinada la mañana del jueves en Costa Rica, fue repatriado la tarde de  este viernes hasta la Isla de Ometepe, en el departamento de Rivas, de donde era originaria.

De acuerdo con medios costarricenses, la víctima identificada como María Magdalena Arévalo Lorio de 42 años, fue asesinada a las 7:00 a.m. por un motociclista que la interceptó en una calle del distrito de Tirrases, del cantón de Curridabat.

El motociclista le propinó un disparo en la cabeza y luego se dio a la fuga.

 La información recopilada por los medios costarricenses señala que la víctima fue interceptada por el pistolero cuando ella se dirigía de su casa a su centro de trabajo.
 Autoridades de la Cruz Roja de Costa Rica, llegaron a socorrerla, pero fue demasiado tarde, la mujer estaba muerta.

La mujer era originaria de la Isla de Ometepe. Archivo/END

 Arévalo era originaria de la comunidad de Las Pilas del municipio de Altagracia, que junto a Moyogalpa conforman la Isla de Ometepe, ubicada en el corazón del Lago Cocibolca.
Según sus vecinos, tenía más de 16 años de haber migrado a Costa Rica en busca de una mejor vida.

“Ella ya tenía su hogar allá en Costa Rica, con su marido que también es de la Isla de Ometepe y sus dos hijas. Su muerte inesperada ha sorprendido a los habitantes de la isla”, explicó una fuente cercana a la familia de Arévalo.

El féretro con los restos de Arévalo, llegó al puerto de San Jorge, después de las 6:00 p.m. 
Posteriormente fue trasladado en un ferry a la Isla de Ometepe, donde sus amistades y familiares le dieron cristiana sepultura en el cementerio de la comunidad de Urbaite.