• Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Héctor Vega Obando, a quien la Policía no logró capturar en noviembre del 2013, cuando desarticuló la agrupación llamada “Alcón” y ocupó 148 paquetes de cocaína, fue acusado este sábado por la Fiscalía junto a otros siete presuntos narcotraficantes, arrestados entre la noche del pasado 30 de abril y la mañana del 1 de mayo.

En la acusación presentada en el Juzgado Quinto Distrito Penal de Audiencia de la capital, la Fiscalía le atribuye a Héctor Vega Obando los delitos de transporte internacional de estupefacientes, crimen organizado y portación ilegal de armas.

En el extenso escrito acusatorio también son incriminados por transporte internacional de estupefacientes y crimen organizado, Felipe Vega Narváez, Allan Pereira Cruz, Oliver Aróstegui García, Carlos Flores Villarreyna, Gustavo Santos Flores, Fernando Ventura Pérez y el abogado William Merlo Zapata.

Puertas forradas de cocaína

Siete de los últimos acusados fueron capturados por la Policía sobre la Carretera Panamericana Sur, a la altura del kilómetro 111 de esa ruta internacional, frente al estadio de béisbol de Rivas.

En dos de las camionetas donde se trasladaban cuatro de los acusados la Policía encontró 494 paquetes de cocaína que iban en compartimentos ocultos, refiere la acusación del Ministerio Público.

En una de las camionetas donde se transportaban Allan Pereira y Felipe Vega Narváez, la Policía encontró 172 paquetes de cocaína y en la segunda camioneta, en la que viajaban Oliver Aróstegui García, quien dijo ser ganadero, y el abogado William Merlo, los agentes antinarcóticos encontraron 322 paquetes de la misma sustancia prohibida.

Los 494 paquetes de cocaína de forma rectangular estaban cubiertos con cinta adhesiva transparente y sobre la envoltura se lee la leyenda Pokemón.

Los paquetes pesaron en total 497,142.9 gramos, según la acusación fiscal.

Billar como mampara

En la acusación presentada por la Fiscalía se señala que Héctor Vega Obando, cabecilla del grupo, fue el último en ser capturado la mañana del 1 de mayo en una zona residencial exclusiva en las afueras de Managua.

Al momento de su detención a Héctor Vega Obando, la Policía le decomisó US$ 40,000 que tenía en una caja fuerte y otros US$ 2,000 que tenía en una camioneta que estaba estacionada en el parqueo.

Acusados por el delito de transporte internacional de estupefacientes. Ernesto García/ENDHéctor Vega Obando también aparece como dueño de un club de billares ubicado en residencial Altamira en Managua, donde según la Fiscalía se planificaban las transacciones narco de la agrupación acusada este sábado en los tribunales capitalinos.

Además del dinero y las propiedades, las autoridades también decomisaron al grupo jefeado por Héctor Vega Obando cuatro vehículos y una lancha que utilizaban para el trasiego de droga.

Dos rutas

En la acusación fiscal se explica que el grupo utilizaba una ruta marítima y otra terrestre para trasegar la droga de Costa Rica a Honduras, pasando por territorio nicaragüense.

La droga salía de Cuajiniquil, en las costas del litoral Pacífico de Costa Rica, siendo trasladada hasta la playa El Coco, en Rivas, Nicaragua, donde se desembarcaba la sustancia prohibida.

Una vez estando el alcaloide en tierra firme, la droga era transportada en vehículos vía terrestre por la carretera Panamericana Sur hasta llegar al empalme de Izapa, para luego ir en dirección al occidente de la capital hasta llegar a la frontera con Honduras, donde en puntos ciego (sitios no autorizados) pasaban la droga.

La audiencia

Al final de la audiencia preliminar, el juez Julio César Arias dictó la prisión preventiva para los ocho acusados y ordenó la tramitación compleja del proceso a petición del Ministerio Público.

Con esta decisión los términos del proceso se duplican y esa es la razón por la cual la audiencia inicial quedó programada para el próximo 22 de mayo.

En el caso del abogado rivense, William Merlo Zapata, él decidió ejercer su propia defensa; mientras que otros tres reos narcos fueron representados por la Defensoría Pública.

Ramón Rojas Urroz, abogado defensor de Fernando Vega, pidió que la acusación fuera rechazada “por no establecer la participación individual de cada acusado”, pero este y los otros argumentos de defensa de los ocho acusados fueron desestimados por la autoridad judicial.